Procuraduría pidió declarar crimen de lesa humanidad magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado

La petición fue presentada ante una fiscal delegada ante la Corte Suprema de Justicia.

Ante una fiscal delegada ante la Corte Suprema de Justicia, la Procuraduría General de la Nación presentó este viernes una solicitud para que se declare como crimen de lesa humanidad el magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado registrado el 2 de noviembre de 1995.

En la solicitud el Ministerio Público indicó que muchos de los sospechosos de este crimen están con vida por lo que es menester buscar sus declaraciones con el fin de determinar quiénes fueron los autores intelectuales de este crimen. (Ver Designan fiscal para que coordine investigación por asesinato de Álvaro Gómez Hurtado)

El órgano de control disciplinario manifestó que los exjefes del cartel de Cali, Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela pueden aclarar los móviles de este asesinato. 

El órgano de control disciplinario indicó además que después de 18 años del crimen, los responsables intelectuales y materiales, hasta la fecha no han sido vinculados, procesados y juzgados, “encontrándose la justicia colombiana ad portas de una eventual prescripción de la acción penal, acorde a la pena máxima a poner al delito para la época de los hechos”.

La Procuraduría General manifestó que ve con preocupación el hecho de que la justicia nacional se encuentre frente a un posible panorama de impunidad en este magnicidio que fue parte de un plan sistemático perpetrado por grupos armados ilegales.

“La Procuraduría señala que el crimen al dirigente conservador no respondió a una casualidad, a un accidente o a un acto aislado, sino que la realización de dicho ataque fue precedida de un conjunto de actos, reuniones y logística altamente sofisticada para la época, que implicó articular varios frentes a fin de alcanzar el éxito del plan criminal”, precisa uno de los apartes de la decisión.

En la solicitud se indicó que Gómez Hurtado fue privado del derecho fundamental a la vida y la población colombiana a los derechos a la paz, la tranquilidad y de libre formación y convicción de sus ideas, lo que conlleva elemental vulneración del derecho internacional, tanto por la cantidad o tamaño del grupo afectado, como por la naturaleza del grupo ofensor.

En los últimos años los familiares del líder conservador asesinado cuando salía de la Universidad Sergio Arboleda en el norte de Bogotá han manifestado que se ha estancado la investigación y que después de 18 años no se han podido esclarecer los móviles del crimen.

En este sentido Enrique Gómez Martínez, sobrino del dirigente conservador, ha mostrado su preocupación por el lento avance del proceso y porque pese a las múltiples solicitudes no se han recaudado las pruebas testimoniales y documentales que se consideran "fundamentales" en este caso.

Vale recordar que en junio de 2011 El Espectador reveló las declaraciones hechas por el extraditado narcotraficante Hernando Gómez Bustamante, alias 'Rasguño', desde Estados Unidos, a la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes sobre el crimen de Gómez Hurtado. (Ver Las confesiones de alias 'Rasguño')

En esa oportunidad ‘Rasguño’ manifestó que en una oportunidad fue testigo de una discusión en una finca en Tierralta (Córdoba), cuando Carlos Castaño discutía fuertemente con Orlando Henao por este magnicidio.

Henao aceptó que lo hizo porque fue un favor solicitado por Ignacio Londoño porque supuestamente Gómez estaba orquestando un golpe de Estado con los ricos de Bogotá y los militares y si subía a la Presidencia el país se volvía una finca de Estados Unidos y todos iban a terminar extraditados al país del norte. (Ver ‘Rasguño’ acusó a Samper y Serpa de haber “instigado” asesinato de Álvaro Gómez)