La protesta de Palenque por curules en el Congreso

Un representante de esa comunidad interpuso una tutela para revocar todas las leyes aprobadas desde el 20 de julio de 2014. El alto tribunal le dijo que no, pero lo instó a acudir al Consejo de Estado para que esta corporación se pronuncie al respecto.

En San Basilio de Palenque (Bolívar) dicen que los representantes a la Cámara por la circunscripción afro no los representan. / Archivo - El Espectador

La comunidad de San Basilio de Palenque (Bolívar), el primer pueblo libre de América, no se siente representada en el Congreso de la República. En septiembre del año pasado emitió un comunicado en el que señaló tajantemente que los representantes a la Cámara por la circunscripción afro, Moisés Orozco y María del Socorro Bustamante (ya fallecida), no encarnan “el sentir ni el espíritu del pueblo palenquero, puesto que ellos no han vivido ni adoptado como suya la idiosincrasia del pueblo palenquero”.

Pero este año, uno de sus miembros, el poeta Uriel Carlos Cassiani, pasó de las palabras a los hechos. Por no sentirse representado en el Congreso, Cassiani, representante legal de la Corporación Sociocultural de Afrodescendientes Ataole, interpuso una tutela para que se dejaran sin efecto todas las leyes creadas por el Congreso y aprobadas por el Gobierno “a partir del 20 de julio de 2014, en las que no hubo representación ni participación de las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras”.

Cassiani solicitó, además, que se suspendieran “todas las actividades del Congreso hasta cuando no exista una auténtica y verdadera representación y participación” de la comunidad afrocolombiana. Mejor dicho: parar el Congreso hasta que se defina esta controversia por la elección de Orozco y Bustamante como representantes a la Cámara de la circunscripción especial afrodescendiente. Una controversia que ya ha pasado por el Consejo Superior de la Judicatura, el Consejo de Estado y la Corte Constitucional. Y que sigue sin solución, pues el Consejo de Estado no ha resuelto aún una demanda contra la elección de Moisés Orozco, cuya posesión se encuentra suspendida.

En lo que se refiere a la demanda contra la elección de María del Socorro Bustamante, en agosto pasado el Consejo de Estado cerró el proceso debido a su muerte, ocurrida el 20 de marzo de este año. La dirigente fue reemplazada por Álvaro Gustavo Rosado Aragón, quien se posesionó el pasado 25 de mayo, y como la demanda era contra la elección de Bustamante, el alto tribunal no tuvo otra opción que archivar el expediente.

Para ese momento la justicia ya se había pronunciado respecto a la tutela interpuesta por Cassiani. El 18 de febrero el Tribunal de Cartagena le dijo que no a su solicitud porque, en su criterio, Cassiani contaba con otros recursos para solicitarle a la Corte Constitucional el retiro de las leyes mencionadas.

Igualmente dijo que no era posible suspender las actividades del Congreso, porque la Constitución no exigía “un quórum del 100% del Congreso en pleno para realizar las sesiones, ni un quórum calificado en donde se requiera la presencia de las comunidades afrocolombianas, raizales y palenqueras para poder operar”. El caso llegó entonces a la Corte Constitucional, que negó la tutela con el mismo argumento del Tribunal: que Cassiani contaba con otros mecanismos judiciales.

La Corte dijo, no obstante, que con esto no se buscaba “desconocer la situación anómala por la que atraviesan los integrantes de la corporación accionante, y por todos aquellos que se consideran afrodescendientes, raizales y/o palenqueros, al no tener representación en el Congreso de la República”. El alto tribunal recordó que, en un fallo de abril de este año, reconoció que el Consejo Nacional Electoral se había equivocado al avalar las candidaturas de Orozco y Bustamante por parte de la Fundación Ébano de Colombia (Funeco). En su criterio, Funeco era una organización que no representaba a la comunidad afrodescendiente, y por ello confirmó la suspensión de la posesión de Orozco, puesto que, para ese momento, Bustamante ya había fallecido.

Igualmente instó al Consejo de Estado a que le diera prioridad a este proceso, “pues en la actualidad la comunidad afrodescendiente carece de representación en la Cámara de Representantes, circunstancia que vulnera de manera grave los derechos fundamentales de sus miembros”. Con base en este pronunciamiento, la Corte le dijo a Cassiani que si el Consejo de Estado aún no ha cumplido la orden emitida en esa sentencia, podía solicitar “el cumplimiento de dicho fallo, y así hacer efectiva la protección de sus derechos fundamentales”.

Tal solicitud, dijo la Corte, debía ser presentada ante la Sala Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura de Bogotá, por haber sido quien conoció del proceso por la elección de Moisés Orozco en primera instancia. Sea como sea, para la Corte la conclusión fue clara: la pretensión de “decretar la suspensión de todas las actividades del Congreso hasta cuando no exista una auténtica y verdadera representación y participación de las comunidades” es un “llamado urgente de la comunidad a que se tomen las decisiones pertinentes y se nombre inmediatamente a sus representantes en la Cámara de Representantes”.