Dice el presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade

Roberto Prieto tenía interés especial en Ocaña-Gamarra: presidente de la ANI

El Espectador revela el interrogatorio al alto funcionario en la Fiscalía a raíz del escándalo Odebrecht. Dio pistas contundentes sobre cinco personajes claves: Roberto Prieto, Otto Bula, “Ñoño” Elías, Andrés Giraldo y Sebastián Correa.

Luis Fernando Andrade, izquierda, es el director de la Agencia Nacional de Infraestructura. Roberto Prieto, derecha, es el exgerente de las campañas presidenciales de Juan Manuel Santos.Gustavo Torrijos y BluRadio

El 2 de junio de 2014, trece días antes de que el presidente Juan Manuel Santos fuera reelegido, una particular reunión tuvo lugar en el hotel Casa Medina en Bogotá. Se trataba del primero de seis encuentros entre el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, y el entonces gerente de la campaña reeleccionista, Roberto Prieto. El motivo de la reunión era el interés de Prieto por conocer, de primera mano, el estado de los trámites que faltaban para que se aprobara la adición de la vía Ocaña-Gamarra al contrato de la Ruta del Sol sector 2. (La bomba de Odebrecht que estalló en la campaña de Santos)

Esta afirmación hace parte del testimonio aportado por el director de la ANI a la Fiscalía durante un interrogatorio adelantado el pasado 21 de febrero. Esta semana, en Blu Radio, el exgerente de la campaña Santos aseguró que si fue seis veces a la ANI “fue mucho”, que su único propósito era que le fuera bien al Gobierno y que nunca ha recibido dinero de Odebrecht. Otra impresión se llevó Andrade ese día en el hotel Casa Medina: “Él no me dijo que estuviera contratado (por Odebrecht), ni me lo dijo la concesionaria Ruta del Sol, pero lo supuse, porque si no, ¿por qué otra razón me iba a preguntar?”.

La declaración judicial de Andrade —conocida en su totalidad por El Espectador— es clave para desenredar la madeja del escándalo Odebrecht, pues se trata de la cabeza de la entidad que estructuró la adición Ocaña-Gamarra en 2014. Un contrato por el cual, supuestamente, la multinacional brasileña pagó un soborno de US$4,6 millones a través del exsenador Otto Bula. Según Andrade, desde junio de 2014 hasta mediados de 2016 se reunió cinco veces más con Prieto, de quien dijo que no habló como gerente de la campaña presidencial sino como un particular promoviendo empresas extranjeras. (También le puede interesar: Así entraron a Colombia los sobornos de Odebrecht)

Luis Fernando Andrade contó que en su trabajo vive bajo la presión de sus jefes, de parlamentarios y de concesionarios para que todo se haga más rápido. Sobre la adición del tramo Ocaña-Gamarra, sin embargo, fue contundente: “No sufrí presiones indebidas, pero en este caso sí había más interesados de lo normal (…) en especial el senador Bernardo Elías y el representante Ciro Rodríguez”. Y agregó: “Al ver los hechos posteriores, en particular las declaraciones del señor Bula, encuentro relevante mencionar que también había un interés especial por parte de Roberto Prieto”.

Andrade señaló que su primer encuentro con Prieto se dio después del aval de la ANI sobre la adición del tramo Ocaña-Gamarra. En ese momento, lo que faltaba era la aprobación del Ministerio de Transporte para la instalación de nuevos peajes, y del Confis y el Conpes para comprometer vigencias futuras y lograr el desembolso de los $670.000 millones que costó la adición. El tramo Ocaña-Gamarra se aprobó finalmente el 21 de noviembre de 2014. “Nunca tuve intimidaciones ni de Roberto Prieto, ni de ninguno de los parlamentarios interesados. Tampoco de Odebrecht, con los que tenía una relación muy distante”, indicó el director de la ANI. (¿Odebrecht debería ser despedida de Colombia?)

Andrade entregó a la Fiscalía una lista con detalles de la primera reunión con Prieto y de las cinco adicionales. El 17 de julio de ese mismo año, en la sede de la ANI, para el mismo asunto. El 24 de febrero de 2015, ya con el tramo Ocaña-Gamarra aprobado, para abordar problemas de la firma italiana Impregilo en la concesión Ruta del Sol sector 3. Seis meses después, el 25 de agosto, el tema de conversación fue el interés de Impregilo en construir el segundo túnel de La Línea. En adelante sostuvieron tres reuniones más, hasta junio de 2016, para hablar de los intereses de la empresa brasileña Queiroz Galvão.  (La nueva hipótesis en el caso Odebrecht)

“Una acción detestable”

Otro aspecto revelador del interrogatorio que rindió Luis Fernando Andrade en la Fiscalía tiene que ver con su relación con el senador del Partido de la U Bernardo Elías, conocido como el Ñoño, quien a petición de la Fiscalía será investigado por la Corte Suprema de Justicia por el caso Odebrecht. Andrade precisó que tuvo nueve reuniones con él entre junio de 2013 y abril de 2016 y también le entregó un listado detallado a la Fiscalía. Desde la primera vez que se vieron, en junio de 2013, el principal tema de debate fue la adición del tramo Ocaña-Gamarra, de la Ruta del Sol sector 2. (Corte Suprema abrió indagación al senador "Ñoño" Elías)

En concreto, Andrade relató que el 4 de noviembre de 2014, el senador Elías lo invitó a cenar a su apartamento y él fue con su secretario privado y enlace en el Congreso, Juan Sebastián Correa. Para su sorpresa, allí estaba el presidente de Odebrecht en Colombia, Eleuberto Martorelli, quien quería hablar sobre la reprogramación del plazo de la Ruta del Sol sector 2 y otras reclamaciones. Según Andrade, él le pidió al congresista que le dijera a Martorelli que se retirara, como en efecto ocurrió. De cualquier manera, ese encuentro se dio 17 días antes de que quedara aprobado el tramo Ocaña-Gamarra. (El rompecabezas del caso Odebrecht)

En agosto de 2015, durante una nueva reunión entre Andrade y el senador Elías, convocada para hablar de diversos temas, surgió uno inusual: el congresista buscaba colegio para su hija en Bogotá y esa inquietud se transformó en una cena en casa del senador, el 22 de noviembre de 2015, con esposas a bordo. Días después, la esposa de Elías envió a la de Andrade una cartera como gesto de agradecimiento. “Nos sentimos muy incómodos, pero la alternativa era devolvérselo, lo cual podía generar incomodidad, por lo tanto lo mantuvimos”, relató el director de la ANI.

Andrade detalló incluso que su esposa se molestó por haberle pedido ayuda para la hija de Elías y que ya se deshizo de la cartera. “Fue un error acercarme tanto al senador Elías, ahora que conozco las declaraciones que hizo Odebrecht de que habían contratado lobistas para presionar”. En aras de mantener el contacto con alguien que “siempre ofreció ayuda en el Congreso”, especialmente a la hora de defender el presupuesto de la ANI, Andrade siguió reuniéndose con Elías. La última vez fue el 5 de abril de 2016, también en el apartamento del senador. Esa vez aparecieron ejecutivos de la firma portuguesa Afa Vías, cuyo interés era comprar las acciones de Odebrecht en el proyecto Navelena para recuperar la navegabilidad del río Magdalena. ("A mí me están satanizando": ‘Ñoño’ Elías sobre investigación por caso Odebrecht)

Después de que Otto Bula fuera detenido en enero de este año, Andrade le pidió a Odebrecht explicaciones sobre el contrato que había hecho con el excongresista para Navelena por $6.000 millones —de los que al parecer sólo le pagaron $200 millones—, a cambio de buscar un socio estratégico que salvara financieramente el proyecto del río Magdalena. “Lo que me llamó la atención es que la entidad que estaba promoviendo el exsenador Bula y por la cual se le pagaron los honorarios es la misma que me presentó el señor senador Bernardo Elías: Afa Vías”, resaltó Andrade durante su interrogatorio. (Odebrecht: Las declaraciones que vinculan al gerente de la campaña de Santos)

La fiscal que condujo la diligencia sorprendió a Andrade revelándole que, durante su captura, a Bula le incautaron un celular en cuyos archivos guardaba conversaciones entre el senador y el director de la ANI. Al identificarlas, Andrade calificó el hecho como “una acción detestable que viola mi privacidad”. Bula, aseguró la fiscal, estaba tan enterado de las reuniones entre Andrade y Elías que una vez envió a su chef personal a que les cocinara. “Nunca conocí al señor Bula y supongo que el senador Elías compartía esta información para demostrar que tenía acceso a mi persona”, aclaró Andrade. (Exsenador Otto Bula va a juicio por caso Odebrecht)

“Un pupilo mío”

El interrogatorio a Luis Fernando Andrade en la Fiscalía da luces sobre dos personajes más del escándalo Odebrecht. El primero de ellos es Andrés Giraldo, un empresario que salió del anonimato cuando se conoció que se había encontrado con Bula en un hotel del norte de Bogotá, supuestamente, para recibir un soborno de la constructora brasileña con destino a Roberto Prieto. Giraldo admitió la reunión, pero negó haber sido receptor de dinero alguno. Andrade relató que se vio con Giraldo en diciembre de 2015, cuando éste llegó con Prieto a la ANI a hablarle de la firma Queiroz Galvão. ('Nunca le recibí un centavo a Otto Bula': Andrés Giraldo)

En dicha reunión, Giraldo le recordó a Andrade que habían tenido contacto por primera vez en 1999, cuando él trabajaba para Bancafé y la entidad fue intervenida por Fogafín. En esa época, Fogafín contrató a la firma McKinsey para reestructurar el banco. Andrade trabajó durante 25 años para McKinsey. No obstante, después de que trascendió la reunión entre Bula y Giraldo, el director de la ANI recibió una llamada “rara” de Roberto Prieto para que se reunieran: “Dijo que un pupilo mío había tenido mucho que ver en el acercamiento entre el exsenador Bula y el señor Andrés Giraldo”.

El director de la ANI agregó que, tras consultar con un abogado amigo sobre la conveniencia de ese encuentro, rechazó la invitación. La Fiscalía le preguntó entonces quién podía ser ese pupilo del que hablaba Prieto, y Andrade respondió: “La persona con quien Prieto tenía el mayor contacto en la ANI es Juan Sebastián Correa, que es un hombre joven, por lo tanto, supongo que se refiere a él”. Se trataba de un funcionario clave para Andrade en la ANI, porque se convirtió en su enlace con el Congreso, donde habitualmente se discuten y aprueban recursos y proyectos para la ANI. (Los 24 vinculados que deja hasta el momento Odebrecht)

Andrade explicó a la Fiscalía que, dos semanas antes de su interrogatorio, se enteró de que Correa ayudó a gestionar el encuentro entre Bula y Giraldo. El director de la ANI confrontó a Correa, quien admitió que organizó la reunión a solicitud de la secretaria de la Comisión Quinta del Senado, al parecer cuñada de Bula. Correa dice que no asistió; Prieto, que sí. La fiscal preguntó a Andrade cómo entendía entonces la última llamada de Prieto. Andrade contestó: “No lo sé, pero podría estar tratando de indicar que los que recibieron el dinero de los sobornos fueron ellos dos, Andrés Giraldo y Juan Sebastián Correa”.

"Yo no soy lobista": Roberto Prieto

Esta semana, en Blu Radio, Roberto Prieto dio una larga entrevista sobre el caso Odebrecht. Allí aseguró: “Yo no tengo dineros de Odebrecht. Nunca cobré un centavo a un empresario (…) No moneticé mi relación con el presidente (Santos)”.

Prieto insistió en que nunca cobró por la ayuda que le pedían empresas extranjeras como la italiana Impregilo, que llevó a la ANI con el interés de llevar una propuesta para el segundo túnel de La Línea. “Yo no soy lobista —insistió Prieto—, porque en vez de ir cuatro o cinco veces en tres años, iría todas las semanas. No he recibido ninguna comisión”.

Esta semana se conoció también que fue Prieto quien aprobó dos millones de afiches para la campaña Santos, que costaron US$400.000 y que se pagaron en Panamá. “La operación fue irregular”, admitió, aclarando que el entonces candidato Juan Manuel Santos no sabía. Prieto, además, ha negado haber recibido cualquier soborno de Odebrecht.

(Las campañas políticas de Roberto Prieto)