Sale, ¿el 'lavadero' de las Auc?

Hace más de un mes la Procuraduría le pidió a la Fiscalía que acusara al empresario italiano Giorgio Sale por el delito de lavado de activos.

El empresario italiano Giorgio Sale, hoy en la cárcel La Picota de Bogotá. / Inpec
El empresario italiano Giorgio Sale, hoy en la cárcel La Picota de Bogotá. / Inpec

Su razón: después de investigar sus cuentas y revisar los testimonios que había en su contra, el Ministerio Público tenía la certeza de que el prestigioso comerciante fue socio del excomandante paramilitar Salvatore Mancuso entre los años 2001 y 2005. Mancuso, supuestamente, habría tratado de “limpiar” su fortuna, usando como fachadas los negocios de Sale.

Al parecer, el exjefe de las Auc esperaba librarse pronto de sus líos con la justicia, mover su dinero a Italia y trasladarse a ese país. Todo esto, mientras se desarrollaba el proceso de paz con el Gobierno. Mancuso, hoy recluido en los Estados Unidos, mostraba una cara ante los medios de comunicación, mientras por detrás continuaba con sus actividades ilícitas. Ahora, el ente investigador le dio la razón a la Procuraduría y acusó al empresario. Además, le dijo no a la pretensión de sus defensores de concederle la suspensión de la detención preventiva que cumple en la cárcel La Picota en Bogotá y sustituírsela por detención domiciliaria. Asimismo, la Fiscalía precluyó su investigación contra Sale por el cargo de tráfico de estupefacientes, debido a que un juzgado italiano ya lo había condenado a cuatro años y cuatro meses de prisión por esta conducta.

Sale, quien fue detenido en 2006 junto a sus tres hijos en desarrollo de una gigantesca operación contra el narcotráfico realizada en Italia, era dueño de las empresas Made in Italy, Casa Romana, Inversiones GO, Vinería Italiana y la cadena de restaurantes L’Enoteca que, de acuerdo con las autoridades, habrían crecido gracias a la financiación a las sombras de Salvatore Mancuso. Gracias a su crecimiento económico, Sale se hizo amigo de importantes personalidades públicas, entre ellas varios magistrados de las altas cortes, a quienes se les sigue enrostrando sus vínculos con él. Ahora el ente investigador se apresta al juicio contra el empresario que se codeaba con todos y ya nadie reconoce.