Samuel Moreno podría pagar una condena de 22 años de prisión

Lo acusan formalmente por cuatro delitos relacionados con las irregularidades en la contratación en Bogotá.

"En 130 cajas y 60 carpetas se encunetra todo el material probatorio contra el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas por el carrusel de la contratación", de esta forma explicó el fiscal tercero delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Gónzalez la existencia de documentos, pruebas y testimonios que serán usados contra el exburgomaestre en el juicio. 

Según el delegado de la Fiscalía, el exmandatario distrital incurrió en "graves irregularidades" en el proceso de la contratación en la capital de la República, señalando que por los cuatro delitos acusados son de tal gravedad que podría pagar una pena de 22 años de prisión. 

"Samuel Moreno Rojas como alcalde Mayor de Bogotá, actuó de manera contraria a sus deberes oficiales, en la medida en que previamente a esas adjudicaciones, tras la promesa dineraria estimulante, controló el proceso de evaluación y selección de los contratistas, conjuntamente con funcionarios del IDU, y los particulares que participaron en ese cometido, entre ellos Emilio Tapia Aldana", precisó el fiscal en la lectura del escrito de acusación.

De esta forma, se dio inicio de manera formal al juicio contra Moreno Rojas por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación, concusión y cohecho, cargos que no aceptó durante la imputación hecha por la Fiscalía en septiembre del año pasado. 

Según el ente acusador el suspendido alcalde habría solicitado multimillonarias comisiones a un grupo de contratistas con el fin de beneficiarlos en la entrega de contratos viales en Bogotá entre los que se encontraban la fase III de Transmilenio, la reparación de la malla vial y la valorización.

El exalcalde se encuentra recluido desde el pasado mes de septiembre en la Escuela de Carabineros de Bogotá, luego de que un juez de garantías lo cobijará con medida de aseguramiento.

La Fiscalía General solicitará la declaración de 66 testigos, entre los que se destacan el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro; los contratistas Miguel, Manuel y Guido Nule, y su socio Mauricio Galofre, así como el exrepresentante a la Cámara por Bogotá, Germán Olano Becerra; el acutal zar anticorrupción, Carlos Fernando Galán y el concejal Carlos Vicente de Roux.

Igualmente fueron solicitados los testimonios de la exdirectora del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), Liliana Pardo; el exsubdirector técnico y juridico de la entidad, Inocencio Meléndez Julio (quien ya fue condenado a siete años y medio de prisión), la periodist Viena Ruiz. 

Además se presentarán 44 pruebas documentales, 157 informes de policía judicial y cerca de 100 entrevistas e interrogatorios a personas involucradas en el escándalo de la contratación.

Los cargos contra Samuel Moreno

Cargo 1: cohecho

Samuel Moreno Rojas habría cometido el delito de cohecho porque, a través del abogado Álvaro Dávila, hizo acuerdos con el excontralor de Bogotá Miguel Ángel Moralesrussi y con Manuel, Miguel y Guido Nule para obtener, junto con su hermano Iván, un porcentaje de los dineros que los Nule recibían como contratistas del Estado. De esta manera, unos 15 mil millones de pesos en obras públicas habrían ido a parar a bolsillos privados.

Cargo 2: peculado

Según determinó la Fiscalía, Moreno Rojas, de la mano del IDU, cedió irregularmente el contrato de la Fase III de Transmilenio, que habían conseguido los Nule, a la firma Conalvías. Al hacerlo, modificó el contrato original para beneficiar a los nuevos contratistas con dineros que no les correspondía recibir.

Cargo 3: interés indebido.

El interés indebido en la celebración de contratos lo habría cometido el exalcalde porque, por el cargo que ostentaba, conoció del trámite de contratos de la malla vial y de valorización, e intervino ilícitamente en licitaciones para cambiar métodos de evaluación sobre propuestas, proponentes, experiencia o estados financieros.

En el caso de la cesión del contrato de la Fase III de Transmilenio, el contrato ilegalmente se modificó y su valor fue incrementado en unos $150 mil millones.

Cargo 4: concusión

La Fiscalía acusa a Samuel Moreno de haberle exigido 5.000 millones de pesos a Miguel Nule para que su firma, con respecto a las obras de la Fase III de Transmilenio, no fuera penalizada por no haber entregado el trabajo a tiempo. Moreno habría pedido el dinero en la sala VIP de Avianca, en el aeropuerto Eldorado, un día en que ambos viajaban a Miami.