Publicidad
Judicial 7 Jul 2011 - 8:52 pm

La violencia en la región no cesa

Semana negra en Córdoba

La masacre de cuatro personas en Montelíbano reafirma la historia de violencia que ha padecido este departamento.

Por: Sebastián Jiménez Herrera
  • 34Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/semana-negra-cordoba-articulo-282802
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/semana-negra-cordoba-articulo-282802
  • 0
insertar
Foto: Daniel Gómez

La violencia está desatada en Montelíbano, Córdoba, donde el pasado miércoles    fueron asesinadas cuatro personas que departían en un estadero del barrio Musa Náder; allí, un sujeto, presuntamente miembro de la banda criminal ‘Los Urabeños’, empezó a disparar y causó la muerte de Wilmer Flórez, de 22 años; Jhon Jairo Mendoza, de 27; Valeriano Pastrana Sánchez, de 32 y una persona aún no identificada que falleció de camino al hospital de Montería.

Nueve personas han sido asesinadas en la última semana en este municipio, entre ellas, tres líderes indígenas. Este incidente hace parte de  una serie de crímenes que tienen consternada a esta población  y que motivaron ayer   la realización de un consejo de seguridad en el que las autoridades regionales decidieron enviar refuerzos policiales a Montelíbano para contrarrestar los hechos violentos.

El comandante de policía de Córdoba, coronel Héctor Páez, le atribuye la masacre a una disputa entre las bandas criminales que hacen presencia en la región y que se estarían disputando el control de  las rutas y los cultivos del narcotráfico en la zona.

Las autoridades,  que ya ofrecieron una recompensa de 50 millones de pesos a quien entregue información que permita esclarecer lo sucedido el pasado miércoles, tienen como principal sospechoso de este hecho a alias ‘Chole’, delincuente de la región que, presuntamente, trabaja para la banda criminal ‘Los Urabeños’ y que habría cometido el acto como venganza contra ‘Los Paisas’, otra  banda criminal que hace presencia allí.  

Montelíbano está ubicado en la zona  sur del departamento,  que se ha caracterizado por la presencia de grupos armados ilegales y por los conflictos generados hace décadas alrededor de la tierra.

Al sur de Córdoba pertenecen, además, los municipios de Planeta Rica, Tierralta, Valencia, La Apartada, San José de Uré, Puerto Libertador –donde hace unos días asesinaron a otras dos personas– y Ayapel, donde fue capturado por la policía, José Miguel Bemoya, alias ‘Julián Chirimoya’, sindicado  del asesinato de al menos  25 personas y quien trabaja para ‘Los Urabeños’.

La historia de la violencia en el sur de Córdoba se remonta al siglo XIX, cuando empezaron a surgir las primeras haciendas ganaderas y con ellas los primeros conflictos entre colonos, arrendatarios y jornaleros. A mediados del siglo XX, la violencia partidista golpeó duramente a Córdoba, que recién se había constituido como departamento, segregado del territorio de Bolívar.   Luego llegaron el Epl y las Farc. Los primeros se apoderaron de la región montañosa del Alto Sinú, y los segundos, del Nudo de Paramillo. De allí  se expandieron hasta  Urabá y hasta el norte del departameno.

La presencia de estos grupos guerrilleros motivó a ganaderos, militares y empresarios de la región a constituir ejércitos privados que con el tiempo derivaron en grupos paramilitares.  Posteriormente,  éstos serían conocidos como las Autodefensas Unidas de Córdoba y Urabá que, luego,  pasaron a integrar las Autodefensas Unidas de Colombia, al mando de Carlos Castaño.

La zona se convirtió en el fortín de los paramilitares.  Los hermanos Castaño tenían allí uno de sus principales bastiones, la finca Las Tangas, en el  municipio de Valencia, lugar en donde se acordaron gran parte de las operaciones de los paramilitares en el norte del país.

Hoy con la desmovilización de las AUC, la región quedó en manos de antiguos paramilitares que terminaron por conformar cuatro bandas criminales: ‘Los Urabeños’, ‘Los Paisas’, ‘Los Rastrojos’ y ‘Las Águilas Negras’, quienes  están en una guerra a muerte por apoderarse del negocio del narcotráfico. 

El coronel Páez, al frente de las operaciones que se realizan en la zona para contrarrestar esta ola de violencia, aseguró que   la Policía ha centrado todos sus esfuerzos al sur del departamento.  

Recientemente, la situación de orden público en Córdoba confrontó a la gobernadora de ese departamento, Marta Sáenz, y al presidente de la república, Juan Manuel Santos. La gobernadora aseguró que los homicidios en la región aumentaron, a diferencia de lo que afirmaba el presidente, quien indicó que éstos se habían reducido. El dato que al respecto tiene la Policía es que en lo que va del año han sido asesinadas en Córdoba 263 personas, 38 menos que en el 2010. Sin embargo, la cifra es  escandalosa y en vez de dar un reporte de tranquilidad sigue prendiendo  las alarmas de las autoridades.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 15
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio