Publicidad
Judicial 15 Mayo 2011 - 10:00 pm

El caso del atentado contra el avión de Avianca

La sombra de un cartel impune

El vocero de la parte civil reclamó que el CTI ventile la hipótesis de una falla técnica en el avión como la causa. Alias 'Popeye' aportó una explosiva declaración que cambia la versión sobre el atentado terrorista de 1989.

Por: Natalia Herrera Durán
  • 87Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/sombra-de-un-cartel-impune-articulo-269998
    http://www.elespectador.com/noticias/judicial/sombra-de-un-cartel-impune-articulo-269998
  • 0
Foto: Archivo

Hace 17 meses, una fiscal especializada de Medellín concluyó que los crímenes cometidos por el cartel de Medellín a finales de los años 80 fueron delitos de lesa humanidad, que no prescriben, y ordenó reabrir investigaciones que estaban enmohecidas. Uno de esos casos fue el atentado contra el avión de Avianca en que murieron 107 personas, ocurrido el 27 de noviembre de 1989. Pero las nuevas evaluaciones de este proceso acaban de provocar un duro reclamo del vocero de los familiares de las víctimas.

Federico Arellano Mendoza, hijo del reconocido tenor Gerardo Arellano, una de las víctimas del atentado contra el avión de Avianca, remitió un documento a la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía donde le pide que se pronuncie respecto a un controvertido informe preliminar del CTI sobre el caso. En desarrollo de nuevas hipótesis sobre este asunto, el CTI planteó la posibilidad de que el derribamiento de la aeronave a las 7:19 de la mañana de ese lunes 27 de noviembre, pudo deberse a una falla técnica y no a un atentado terrorista.

En su calidad de parte civil del reabierto proceso por el atentado al avión de Avianca, el abogado Federico Arellano Mendoza expresó que con gran preocupación encontró que en el informe rendido por el CTI se asume que las pruebas técnicas dieron resultados positivos de nitratos y nitritos, elementos necesarios para la elaboración de un explosivo, y por eso no entiende cómo ahora, 21 años y cinco meses después del atentado, se diga que la explosión del HK1803 pudo haber sido consecuencia de una falla mecánica en la aeronave.

En criterio de Arellano, varias pruebas que fueron solicitadas por la parte civil han dado como resultado importantes revelaciones sobre el caso, pero hasta ahora no ha sido posible que sean vinculadas varias personas que podrían haber participado en el atentado. En consecuencia, le pidió a la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía que intervenga y rinda un informe sobre cada uno de las declaraciones que han sido agregadas al expediente, en especial el explosivo testimonio juramentado que sobre el tema dio John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye .

En dicha declaración, conocida por El Espectador y rendida hace ya un año, el confeso narcoterrorista, que lleva 19 años en prisión, aseguró que una mano negra enquistada en la Fiscalía no permitió que él hablara del atentado al avión de Avianca y al único testimonio que le dieron validez fue al aportado por Carlos Mario Alzate Urquijo, alias El Arete, quien atribuyó la responsabilidad del hecho a Pablo Escobar, Gonzalo Rodríguez, Fernando Galeano y Kiko Moncada. Según Popeye , El Arete hoy vive en España y la Fiscalía sabe dónde está.

Alias Popeye aclaró, sin embargo, que mientras no le den el principio de oportunidad para protegerse, no puede agregar más sobre un caso “aberrante, sucio y totalmente deshonesto, porque hubo dinero para desviar la investigación, se compraron testigos y se trató de involucrar a una persona que nada tuvo que ver: Dandenis Muñoz Mosquera, alias La Quica”, hoy preso en Estados Unidos. Su versión de los hechos pasa por la mano de un terrorista de la organización española Eta, quien habría sido la persona que enseñó al cartel de Medellín a armar el maletín bomba.

Bajo el calificativo de “muy sospechoso”, Popeye sostiene que en ese tiempo la fiscal que coordinó las investigaciones en Medellín fue Cruz Helena Aguilar, hermana de Carlos Mario Aguilar, alias Rogelio, un exfuncionario de la justicia de quien se supo después era uno de los lugartenientes de Diego Murillo Bejarano, alias Don Berna, e incluso llegó a ser el jefe de la tenebrosa ‘Oficina de Envigado’. Según Popeye, ellos (Cruz Elena y Carlos Mario Aguilar) tuvieron el control del caso Avianca a través de El Arete, pero nunca lo controlaron a él.

El detenido exlugarteniente de Pablo Escobar agregó que no quiere involucrarse, pero que, en calidad de testigo de primera mano, puede asegurar que los responsables del atentado contra el avión de Avianca fueron Carlos Castaño, Pablo Escobar, El Arete, Eugenio León García, alias El Taxista; Félix Antonio Chitiva, alias La Mica; Jorge Luis Ochoa Vásquez y John Freydell, “capo del narcotráfico, socio de los Ochoa y ahora ciudadano español”. En cuanto al terrorista de la Eta, alias Popeye lo identificó con el alias de Miguelito.

Y añadió que él fue quien les enseñó a activar los carros bombas, con el apoyo de un ingeniero electrónico conocido como Cuco Zabala. Según Popeye, como alias Miguelito  también le enseñó sus técnicas terroristas a la gente del cartel de Cali, por orden de Pablo Escobar, fue asesinado. “Yo lo secuestré, lo maté, lo descuarticé y lo tiré al río Cauca”, declaró Popeye, quien precisó que el atentado contra el avión de Avianca se hizo porque informantes del DAS le aseguraron a Carlos Castaño que en ese vuelo iba a viajar el entonces candidato presidencial César Gaviria Trujillo.

En su declaración, Popeye aseveró que la bomba se armó en una bodega de Eugenio León García en Medellín; lo hicieron Cuco Zabala y El Arete; la guardó Félix Chitiva en otra bodega y la puso en el avión gente de Carlos Castaño. Todo el proceso lo financió John Freydell. El testigo manifestó que sabe que Eugenio García y Eugenio Chitiva viven protegidos por la DEA en Estados Unidos. Al segundo lo calificó como “un niño mimado de la justicia norteamericana”. .

Ante tal declaración y el contradictorio informe técnico del CTI, que incluso insiste en averiguar si la aeronave había presentado problemas técnicos antes del vuelo fatídico, como lo declaró un testigo, el representante de la parte civil, Federico Arellano, le insistió a la Fiscalía que encare a varios de los sujetos referidos por Popeye. En concreto, que busque y le reciba declaración a Eugenio García, Félix Chitiva y John Freydell, quienes aún no han comparecido en este proceso, que hasta el momento no tiene una sola persona sindicada.

  • 28
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio