Fue condenado a 16 años de prisión en 2003

Supuesto autor del crimen del dueño de Surtifruver también habría lavado dinero de las Farc

Mauricio Parra Rodríguez tiene varias cuentas pendientes ante la justicia. La Fiscalía lo señala de ser testaferro de las Farc, y de participar en los homicidios de Jhonny Alonso Orjuela Rueda, propietario de los almacenes Surtifruver de la Sabana, y Luis Gerardo Ochoa, líder social y expersonero de Pitalito (Huila). Esta es su historia.

Mauricio Parra Rodríguez, según la Fiscalía, también habría tenido participación en el asesinato del abogado, líder social y expersonero del municipio de Pitalito (Huila) Luis Gerardo Ochoa.Cortesía Migración Colombia.

La Fiscalía y el Ejército, en las últimas horas, identificaron y ocuparon 65 bienes con objeto de extinción del dominio que pertenecían a Mauricio Parra Rodríguez, alias Quesero, Opita o El gusta, uno de los principales testaferros del desaparecido Bloque Sur y la columna Teófilo Forero de las Farc. Junto a sus propiedades, avaluadas en $57 mil millones, también fueron congeladas 24 de sus cuentas bancarias.

Según las investigaciones, Parra Rodríguez habría legalizado, durante quince años, sumas de dinero para las Farc. Esto le permitió ganar status de empresario prestante, mantener contacto con diversas personalidades del país y adquirir bienes lujosos. Las propiedades, dice la Fiscalía, figuran a nombre de familiares y amigos cercanos, y están ubicadas en las ciudades de Bogotá, Cali e Ibagué, y en los municipios de Garzón, Campoalegre y Pitalito, en el Huila; y Albania Valparaiso y Belén de los Andaquíes, en el Caquetá.

¿Quién es Mauricio Parra Rodríguez?

En el curso de este proceso, el ente investigativo expresa que recibió evidencias físicas y testimonios de varios reincidentes de las Farc, quienes aseguraron que desde 1998, en la zona del Caguán, Parra Rodríguez llevaba mercado y diversos artículos a los campamentos de esa organización, por lo que habría iniciado su supuesto vínculo con esta agrupación. Los testigos añaden que, en esa época, el supuesto testaferro sacaba quincenalmente entre 100 y 200 kilogramos de cocaína camuflados entre quesos, por lo cual habría recibido el alias de quesero.

Fue así como Mauricio Parra Rodríguez fue capturado en noviembre de 2003, en la vía que de Honda (Tolima) conduce a La Dorada (Caldas), y fue condenó a 16 años de prisión por transportar 86 kilogramos de estupefacientes. Luego, en septiembre de 2010, la justicia lo benefició con la libertad condicional. Según la Fiscalía, tras quedar libre, retomó sus nexos con las Farc y “construyó un capital desproporcionado que poseía a través de sociedades, establecimientos comerciales y otros bienes que habrían servido para blanquear dineros y que hoy son objeto de extinción de dominio”.

Parra Rodríguez fue capturado hace 13 días en el aeropuerto Internacional El Dorado y quedó a disposición de un juez de control de garantías. La Fiscalía le imputó los delitos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito, y un juez de garantías, previa solicitud de medida de aseguramiento, lo envió a un establecimiento carcelario. La Fiscalía dice que este hombre también fue judicializado como presunto responsable del homicidio de Jhonny Alonso Orjuela Rueda, propietario de los almacenes Surtifruver de la Sabana, perpetrado el 20 de octubre del año pasado en la capital del país.

Precisamente, el ente investigativo dice que uno de los bienes que fueron incautados es un predio rural en el barrio Mochuelo, sur de Bogotá, donde se pretendía establecer un cultivo de arándanos, negocio que se convirtió en disputa entre Parra Rodríguez y el dueño del establecimiento. (Le podría interesar: ¿Quién era Alonso Orjuela, el dueño de Surtifruver asesinado el jueves?)

Mauricio Parra Rodríguez, según la Fiscalía, también habría tenido participación en el asesinato del abogado, líder social y expersonero del municipio de Pitalito (Huila), Luis Gerardo Ochoa, ocurrida el pasado 6 de abril. Opita fue vinculado a la investigación como presunto autor intelectual, sin embargo, el organismo investigativo no alcanzó a terminar la diligencia judicial, pues el abogado renunció “una vez conoció los cargos”. Por eso, la audiencia será reprogramada para los próximos días.

Las propiedades

Entre las propiedades ocupadas con objeto de extinción de dominio, la Fiscalía menciona un grupo de oficinas en un sector exclusivo en el norte de Bogotá, cinco vehículos, tres lotes en donde, al parecer, pretendían desarrollar proyectos urbanísticos en Ibagué y Pitalito, 14 predios rurales entre fincas y terrenos, dos apartamentos y varios garajes.

De igual forma, figuran establecimientos comerciales como peluquerías y diez sociedades. Algunas eran constructoras de venta de vivienda y acabados que “supuestamente servían de fachada para lavar activos obtenidos a través de actividades ilícitas". Parte de las propiedades y cuentas bancarias, según la Fiscalía, figuran a nombre de la hija de Parra Rodríguez, quien fue detenida el mismo día que capturaron a su padre.

La hija del Quesero, de 28 años, también habría registrado un incremento patrimonial notorio debido a que nunca ha trabajado ni ha declarado renta, dice el ente investigativo. “La mujer pretendía salir del país rumbo a México y fue detenida en el avión por agentes de Migración Colombia, cuando se encontraba a la espera del despegue (…) y fue imputada por los mismos delitos de su padre, lavado de activos y enriquecimiento ilícito”, dice la Fiscalía.