Tribunal de Justicia y Paz congeló bienes del magistrado Pretelt en el Urabá antioqueño

Tras acoger la solicitud de medidas cautelares presentada por la Fiscalía General que investiga si las dos fincas fueron adquiridas de manera ilegal, luego que los paramilitares desalojaran a sus legítimos dueños.

Acogiendo una solicitud de la Fiscalía General, el Tribunal de Justicia y Paz de Medellín congeló los predios que están a nombre del magistrado de la Corte Constitucional, Jorge Ignacio Pretelt y de su esposa Martha Ligia Patrón en los municipios de Turbo y Arboletes, en el Urabá antioqueño. 

Estas medidas cautelares cobija a los predios La Corona (66 hectáreas) y Alto Bonito (46 hectáreas) lo que impide que estos sean vendidos, arrendados o hagan parte de alguna actividad económica. Esto en el marco de la investigación que se adelanta por las presuntas irregularidades en cómo fueron adquiridos estos predios.

Según la Fiscalía, dichos predios habrían sido comprados de manera irregular por Martha Ligia Patrón –quien actualmente trabaja en la Procuraduría General - , después que sus legítimos dueños fueran desalojados por los grupos paramilitares que delinquían en el departamento de Antioquia en la década de los noventa.

El ente investigador busca establecer si en esta compraventa en la que aparecen Pretelt Chaljub y su esposa se cometieron los delitos de concierto para delinquir agravado, desplazamiento forzado de población civil, lavado de activos agravado, destrucción y apropiación de bienes protegidos. Hecho por el cual citó a Patrón a interrogatorio y compulsó copias ante la Comisión de Acusación para que se investigue al expresidente de la Corte Constitucional.

Actualmente existen 137 reclamaciones de campesinos que piden la restitución de dichos predios, asegurando que tras la presión ejercida por los paramilitares las vendieron a un bajo costo. Sin embargo, en repetidas oportunidades, el magistrado aseguró que dichos predios fueron adquiridos de manera legal y comprados “a un precio justo”.

“Fiscal Montealegre, rectifique. Quienes adquirieron los predios han reconocido que se vendieron voluntariamente a un precio justo”, aseguró Pretelt el pasado 8 de abril por medio de su cuenta de Twitter.

Por medio de la misma red social, ha asegurado que es víctima de una persecución por parte del jefe del ente investigador, hecho por el cual solicitó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se le brinden medidas cautelares.