Acusan a Monsanto de vender, durante años, un químico contaminante

Una serie de documentos demostrarían que esta empresa vendió productos que ponen en riesgo la salud y al medioambiente, a pesar de que conocían las consecuencias.

Bloomberg

Una de las compañías más grandes del mundo en la producción de agroquímicos y biotecnología destinados para la agricultura, suma una nueva demanda. Esta vez, es acusada por Bill Sherman, fiscal general adjunto en Washington, por producir y vender productos químicos tóxicos industriales conocidos como PCBs ocho años después de enterarse de que planteaban riegos a las personas y el medioambiente. Esta demanda se suma a los procesos judiciales iniciados contra la empresa en otras localidades de Estados Unidos como Long Beach, Portland y San Diego.

La revelación, que la hace el diario británico The Guardian,  deja al descubierto que de acuerdo con el análisis legal de los archivos puestos en línea en un extenso sitio de búsqueda, se llega a esta preocupante situación. Como prueba de ellos hay más de 20.000 memorando internos, cartas y otros documentos.

El periódico agrega que la mayoría se obtuvieron de descubrimientos legales y acceso a solicitudes de documentos digitalizados por el Poison Papers Project, un portal abierto por el Proyecto de Recursos de Biociencia y el Centro para Medios y Democracia.

"Si es auténtico, estos registros confirman que Monsanto sabía que sus PCBs eran dañinos y penetrantes en el medio ambiente, y siguió vendiéndolos a pesar de ese hecho. Conocían los peligros, pero los escondían del público para obtener ganancias”, dijo el fiscal Bill Sherman a The Guardian.

¿Qué son los PCBs?

Los bifenilos policlorados (PCB) son contaminantes de larga vida producidos en masa por Monsanto entre 1935 y 1977 para su uso como refrigerantes y lubricadores en equipos eléctricos.

Según comenta el diario inglés los efectos adversos para la salud vinculados a los PCBs habían entrado primero en la agenda de la empresa en 1937, cuando las autopsias revelaron que tres trabajadores de Monsanto habían muerto de daño hepático severo después de manipular la sustancia. Las preocupaciones subieron de nivel para 1966 cuando un estudio histórico de Sores Jensen descubrió la bioacumulación de PCB en peces y aves marinas del Báltico.

Para 1979 fueron prohibidos en EE.UU. y otros países después de comprobar que era un producto que generaba daños en la salud, incluso provocando cáncer, así como grandes impactos en el daño ambiental.

Lo más alarmante de esta publicación es que The Guardian asegura que Monsanto admitió en privado, en 1975, que los PCBs no sólo afectan a los animales, sino que "pueden tener efectos permanentes en el cuerpo humano". Sin embargo, en sus declaraciones en público, minimizaron los riesgos diciendo que “no eran altamente tóxicos”.

Cabe aclarar que, si Monsanto es encontrada culpable, la sanción recaerá sobre la empresa alemana Bayer, la cual adquirió la compañía el año pasado.

 

Temas relacionados