Amplían dos resguardos indígenas para crear un gran corredor de conservación en el Amazonas

Con la expansión de Puerto Sábalo Los Monos y Monochoa, Caquetá, quedaron unidos el Parque Nacional Natural Chibiriquete con el resguardo El Predio en Putumayo. El área protegida suma 10 millones de hectáreas.

Vista área del parque Chibiriquete, Carlos Castaño Uribe - Wikicommons

En días de la semana pasada la Agencia Nacional de Tierras aprobó la expansión de los resguardos indígenas Puerto Sábalo Los Monos y de la reserva Monochoa, el primero en 413.110 hectáreas y el segundo en 154.790 hectáreas, ambos en Caquetá, para lograr conectar el Parque Nacional Natural Chiribiquete con el resguardo El Predio en Putumayo. Una estrategia que logró crear uno de los corredores de conservación más grande en el Amazonas, con 10 millones de hectáreas de tierras protegidas.

Mapa: Amazon Team

Para lograr esta figura de protección, que contó con el apoyo financiero de la Fundación Gordon y Berry Moore y el Fondo Amazónico de los Andes, la Agencia tuvo que recolectar varios datos indispensables sobre el territorio. Igualmente, se contó con la participación de las comunidades que habitan estos territorios que son mayoritariamente murui muina. Puntulamente, se trabajó con organizaciones como la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana (Opiac), el Consejo Regional Indígena del Medio Amazonas (Crima) y Acibac.

“Esta es una muestra más de que el trabajo articulado e interinstitucional arroja grandes beneficios para el planeta, seguiremos entregando buenas noticias al país relacionadas con el control de la deforestación y la conservación efectiva de la naturaleza, teniendo en cuenta la protección de los pueblos aislados brindándoles garantías de sus derechos ancestrales”, afirmó Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

El trabajo se viene dando desde el 2013, cuando la ONG Amazon Conservation Team firmó un convenio con el entonces Incoder. Sin embargo, el año pasado el contrato fue renovado con la Agencia Nacional de Tierras, para apoyar los procesos de constitución y ampliación de territorios indígenas emblemáticos que garantizan la conectividad con áreas protegidas y la  protección de los territorios tradicionales indígenas para asegurar su calidad de vida y bienestar integral en el futuro.

En este caso, el área protegida es cercana a varios hot spots de biodiversidad y garantizará una mayor conservación de los ríos Caquetá y Putumayo.