Publicidad
Medio Ambiente 19 Dic 2012 - 11:24 am

Hay 404 títulos mineros en estas zonas

Páramos del país, en el limbo

Mientras que el Ministerio de Ambiente espera una delimitación de estas zonas 10 veces más detallada que la actual, su biodiversidad continúa siendo vulnerable a la minería. Por otro lado, se enreda el Parque de Santurbán.

Por: Viviana Londoño Calle
  • 7Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/articulo-393167-paramos-del-pais-el-limbo
    http://tinyurl.com/csk44he
  • 0
La propuesta de la Corporación Autónoma para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga es que el nuevo Parque Natural Santurbán tenga 10.890 hectáreas. / Archivo

Hasta hace dos días, Ludwing Arley Anaya, director de la Corporación Autónoma para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB), seguía anunciando con satisfacción que por fin la Corporación contaba con la luz verde del Instituto Alexander Von Humboldt, para convertir el Páramo de Santurbán en un Parque Natural Regional de 10.890 hectáreas.

Lo que olvidó decir el director en varias ocasiones es que inicialmente el Parque tendría 12.267 hectáreas, pero sin mayores justificaciones, éstas fueron eliminándose de la propuesta, hasta sustraer 1.377 hectáreas.

Aún así, el Humboldt emitió un concepto favorable no sin antes resaltar, en el mismo documento, varias consideraciones relacionadas con la sustracción de las hectáreas. Aunque con este pronunciamiento, sólo restaba una última reunión con la Junta Directiva de la CDMB para que el Parque fuera declarado este mismo año, el lunes cambiaron los planes y nuevamente fue aplazada la declaratoria.

¿La razón? Según el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Gabriel Uribe, aún no está claro por qué el Humboldt dio el concepto favorable y al mismo tiempo puso 10 condicionamientos, “que no son claros para la corporación y el Consejo Directivo”. Además agregó que el proceso tendrá que articularse entre todos los órganos del Estado, los Ministerios de Ambiente y Minas y Energía, la CDMB y la Gobernación de Santander.

El plazo servirá además para que la Corporación explique los motivos para encoger el Parque y abrir más terreno para otras actividades como la explotación minera.

El tema, que ya había sido cuestionado por varios sectores, es apenas la punta de un iceberg, que esconde mucho más que las razones que tuvo la CDMB, para cambiar su propuesta del Parque. Aunque ha sido el debate de Santurbán el que le ha recordado al país que tenía páramos, que son importantes y que además están en riesgo, es sólo uno de los casos de varios que hoy están invisibilizados en el país.

Según cifras de Catastro y Registro Minero, actualmente hay 404 títulos mineros vigentes en zonas de páramo en Colombia, sin contar con la creciente activad extractiva ilegal en estos ecosistemas. Aunque varios páramos se encuentran dentro de zonas de protección, más de la mitad (55%) se encuentran por fuera.

La minería, sin embargo, no es la única amenaza de estas zonas: cultivos como los de la papa y la ganadería, que cada vez trepan más la montaña, también van en contravía del cuidado de estos reguladores de agua.

Desde la ley 99 de 1993, los páramos, subpáramos y zonas de recarga deberían ser protegidos, debido a que la ley establece que el consumo humano tendrá prioridad sobre cualquier otro uso de los recursos hídricos. Pero fue sólo hasta el 10 de febrero de 2010, que la reforma al Código de Minas excluyó de manera tajante la minería en zonas como páramos y humedales.

Pero, ¿dónde empieza y dónde termina un páramo? ¿Hasta dónde puede llegar un minero sin afectar un páramo? En 2007, el Instituto Alexander Von Humboldt publicó el Atlas de Páramos a escala 1:250.000, que reconoce 1’930.130 hectáreas de páramos en el país. Esa es la delimitación que hoy sigue utilizándose a la hora de entregar o negar un título minero, de acuerdo con Julio Rojo, director de Catastro y Registro Minero.

Para el Gobierno Nacional, esa medición no es suficiente, y por eso en 2011 se incluyó en el Plan de Desarrollo un decreto que establece que debe hacerse una nueva delimitación a escala 1:25.000 (10 veces más detallada que la vigente).

La decisión tiene tanto de largo como de ancho: según el Ministerio de Ambiente, la idea es hacer con más precisión el proceso de zonificación, pero en la realidad, lograr una delimitación tan detallada no es tan fácil y tampoco será una garantía para protegerlos, como coinciden varios expertos.

De acuerdo con los planes, las corporaciones regionales, con el apoyo técnico del Instituto Humboldt serán las encargadas de realizar los estudios técnicos, económicos, sociales y ambientales para la delimitación. Una propuesta que requiere un trabajo dispendioso, además de una gran cantidad de recursos como lo reconoció el Ministerio de Ambiente. El Espectador habló con las corporaciones encargadas de esta tarea y las respuestas —con excepción de la CDMB de Santurbán— son las mismas: no hay recursos, no tienen el personal técnico y no saben por dónde empezar.

Así lo explica Felix Márquez, funcionario de Corpoboyacá: “La Corporación no cuenta con los recursos, no sabemos qué va a pasar. Lo que sí tenemos claro es que se siguen desarrollando actividades mineras en el páramo”, reconoce . Sin embargo, según el Ministerio de Ambiente, sí hay recursos y ya se iniciaron con las capacitaciones. “Los estudios en los 21 complejos de páramo priorizados con recursos del Fondo de adaptación avanzarán durante el resto del año 2013 y el 2014, cubriendo una superficie cercana a 1’400.000 hectáreas”.

Aunque todo indicaría que no queda más que esperar varios años para que la nueva delimitación esté lista, este diario conoció que el Instituto Humboldt ya le entregó al Ministerio una nueva medición, 2,5 veces más detallada que la actual —a escala 1:100.000.

La delimitación permite que sean reconocidos un millón de páramos más, con lo que estos ecosistemas pasarían de 1’930.130 a 2’900.000 en el país. Un ejemplo para entender que no se trata de un trabajo menor, es que en el páramo de Rabanal (entre Boyacá y Cundinamarca), había 450 mil hectáreas de páramo con la anterior delimitación y con la de escala 1:100.000 esa cifra pasó a 540 mil hectáreas.

Adriana Soto Carreño, viceministra de Ambiente, le dijo a El Espectador que “En efecto esa cartera cuenta con la cartografía a escala 1:100.000 desde antes que se definiera la delimitación de páramos a escala 1:25.000” . Pero por ahora, la delimitación será apenas un insumo. Además aclara que la cartografía fue entregada a las corporaciones autónomas regionales con áreas de páramo en su jurisdicción, para que lo usen como referente en su trabajo.

En resumen, lo que en este momento está en el papel, podría convertirse en un millón de hectáreas más de páramos protegidos, pero el Ministerio insiste en esperar. Hoy los reflectores siguen puestos en el futuro que tendrá el Parque Natural Regional Santurbán, sin embargo, el dilema va mucho más allá y tiene implicaciones nada más y nada menos que en el agua que toman millones de colombianos. La pregunta que finalmente habría que responder es si el país ha abordado de manera acertada la protección de los páramos y si una simple delimitación basta para lograrlo.

Títulos en la mira

 

A mediados del año, la Contraloría General emitió una función de advertencia, en la que señalaba su preocupación por la minería en páramos. En el documento señalaba que pese a que desde el 10 de febrero de 2010 se excluyó la minería en esas zonas, 10 títulos fueron entregados después de la fecha.

La explicación de Julio Rojo, director de Registro y Catastro Minero es que se trataban de títulos que ya estaban suscritos con anterioridad a la ley. Sin embargo, reconoce que fueron inscritos después. (Ver gráfico). Según Rojo, hace un año se inició el análisis de cada uno de estos títulos y seis tienen “superposiciones mínimas en los páramos”. Los cuatro restantes están revisándose para llegar a un acuerdo. “De no lograrse, no se otorgarán prórrogas allí por ser áreas excluibles de la minería”, dice Rojo. No obstante, una reciente prórroga a la firma Leyhat Colombia en Santurbán, con el respaldo de la Procuraduría General, demuestra que puede haber excepciones.

 

  • 7
  • Enviar
  • Imprimir
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

incluyente

Lun, 01/14/2013 - 15:15
Deforestación y minería descontrolada en la cordillera de los Andes Colombianos a punto de dejar sin agua a todo el país, asi las cosas en menos de un abrir y cerrar de ojos pasaremos de ser el pais mas megadiverso del Mundo en el desierto mas grande de latinoamerica. Todo esto pasara gracias a la desidia de los politicos y al descuido de los Colombianos. Unica forma de salvar este sistema es decretar la emergencia ambiental de inmediato prohibir y preservar el poco verde que queda y que cada uno de los Colombianos siembre un árbol en la temporada de invierno.
Opinión por:

helenatroya

Mar, 01/01/2013 - 17:51
LO QUE PASA ES QUE LOS COLOMBIANOS SOMOS BUENOS PARA CRITICAR. PERO LOS QUE SE LLAMAN LIDERES NO LIDERAN UNA MARCHA NACIONAL O PROTESTA NACIONAL. CON TOMA DE ESOS PARAMOS. HAGAMOS ALGO. HAGAMOS LO E LOS INDIOS DEL ECUADOR Y DE BOLIVIA
Opinión por:

paracaido

Jue, 12/27/2012 - 20:19
La "confianza inversinista" rimbombante disfraz del saqueo.
Opinión por:

Freddy Adalberto Martinez Astudillo

Sab, 12/22/2012 - 09:05
Debemos estar todos los colombianos aterrados con estas practicas, que atentan contra el agua. La gran preocupación es que nuestras ciudades ubicadas en la zona andina, dependen de las aguas que nacen en los paramos. Si los paramos desaparecen, desaparece la posibilidad de tener una adecuada disponibilidad de agua. Nuestra crisis de disponibilidad de agua, es mas grave de lo que piensan nuestros políticos y burócratas. Hagamos un frente común para proteger las aguas de las generaciones futuras. Esto se necesita ya.
Opinión por:

sachirilo

Mie, 12/19/2012 - 11:44
La semana pasada caminé por el páramo de Chingaza. Colombia tiene más de la mitad de los páramos del mundo. Son ecosistemas hermosos y absolutamente imprescindibles. Me alegra que el país esté más preocupado hoy que ayer por ellos, pero eso es sólo el comienzo. Las minas no son nunca compatibles con un concepto sostenible de la economía. Este debate no se limita al tema páramos. Cualquier ecosistema queda destruido por la minería. Y para qué? En cincuenta años no se ve la riqueza que producen las minas, pero la destrucción queda. Y eso, si es que el Estado cobra suficientes regalías, que no es el caso en Colombia.
Opinión por:

santisimorostro

Mie, 12/19/2012 - 11:41
Estos paramos son nuestra verdadera riqueza, el dia que el agua escasee de nada va a servir el oro o la plata. ministros maricas
Opinión por:

strangeitude

Mie, 12/19/2012 - 11:40
Este país no vale cinco centavos, sabe mas un estudiante de medio ambiente que ese ministro mediocre de pacotilla. Hace poco vi en TV por cable una propaganda del gobierno ecuatoriano que dice que es mucho más importante el agua de los ecuatorianos que todo el petroleo del mundo. Que diferencia de liderazgo ! Los colombianos con su falso sentido de patriotismo se creen más que los ecuatorianos y la verdad es que ese país está mucho mejor que Colombia en muchos temas: mejores carreteras, mas Km de vias dobles calzada que Colombia, siendo Ecuador más pequeno y con montañas mas altas; mejores puertos, mejores ciudades, etc.etc. El sistema político y economico colombiano es demasiado CORRUPTO, Colombia no es un pais viable a largo plazo si no se corrige esto en la proxima decada.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio