Cambio climático: un obstáculo para el desarrollo

Informe sobre desarrollo humano plantea que los daños medioambientales afectan a los más pobres en la medida en que limitan sus posibilidades de subsistencia.

Los países con Índice de Desarrollo Humano bajo son quienes más sufren por culpa del cambio climático, a pesar de que son los que menos contribuyen a éste.

Así lo reveló el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) en su último informe sobre Desarrollo Humano, publicado ayer.

La producción agrícola, el acceso al agua potable, problemas de saneamiento y el aumento en los niveles de contaminación son las principales características con la que se manifiesta la problemática.

Con este escenario, el valor del IDH (Índice de Desarrollo Humano) sería un 8% menor en 2050, sobre todo en Asia Meridional y África Subsahariana, “lo que detendría o, incluso, revertiría efectivamente décadas de progreso de desarrollo humano en ambas regiones”, dice el documento.

El Banco Mundial coindice con este planteamiento. En un informe que publicó en noviembre del año pasado, y en el cual pronostica que la temperatura mundial podría aumentar 4 grados en 60 años, destaca que los países pobres serían los más afectados.

Para el caso de América Latina, el organismo multilateral afirma que, aunque la región solo es responsable del 12,5% de las emisiones mundiales totales de carbono, podría ser uno de los territorios más castigados por el aumento de temperatura, particularmente en el Caribe y las regiones tropicales, donde el mar podría incrementar sus niveles hasta en 1 metro y "ocasionar daños incalculables a las pequeñas islas caribeñas que se encuentran apenas por encima del nivel del mar, contaminando humedales de agua dulce vitales para el suministro de agua de esas islas".

Asimismo, el impacto para América Latina podría verse en la seguridad alimentaria de sus habitantes. La región, hogar de un tercio de la tierra cultivable y de los recursos del mundo, estaría en riesgo si la temperatura llegase a niveles alarmantes. Lo primero es que los alimentos escasearían tendría la superficie de tierra cultivable.

Jairo Santander, docente e investigador en desarrollo y políticas públicas de la Universidad de los Andes, afirma que los seres humanos necesitan tener escenarios adecuados para lograr su bienestar. "Es importante que su entorno sea adecuado y sano, por eso el medio ambiente juega un papel fundamental: ¿Para qué sirve tener los mejores profesionales si no se puede respirar el aire, como ocurre en China?”, añade.

Por ello, el PNUD recomienda que, a fin de garantizar economías y sociedades sostenibles, se necesitan cambios estructurales y políticas novedosas que alineen los objetivos de desarrollo humano y cambio climático con estrategias de baja emisión y capaces de adaptarse a cada clima.

Igualmente, el organismo sugiere que los países desarrollados reduzcan su huella ecológica (indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana), mientras que los países en desarrollo necesitarán elevar su valor del IDH sin incrementar su huella ecológica.

"Las tecnologías limpias innovadoras jugarán un papel importante en esto", reza el informe, y pone el ejemplo de India, que en 2011 ayudó a aumentar en un 62% la inversión en energía solar hasta alcanzar los US$12 mil millones, el mayor crecimiento en inversión de todos los grandes mercados de energías renovables.