Comer menos carne podría salvar los bosques

Si para 2050 la población mundial cambiara su dieta, el planeta sería sostenible. Los bosques se salvarían si la humanidad fuera vegana.

/ Flickr - Guillén Pérez

A principios de este mes la Organización de las Naciones para la Alimentación y la Agricultura (FAO) volvió a llamar la atención sobre los desafíos de la inseguridad alimentaria en el mundo. Más de 34 millones de latinoamericanos, por ejemplo, se están yendo a la cama con hambre. Y al ritmo de consumo actual, advertía la FAO, es posible que en medio siglo las cifras aumenten mucho más.

¿Cómo solucionar ese problema? ¿Qué estrategias hay que implementar para que los humanos puedan alimentarse en 2050? ¿Cuáles son las rutas que deben seguir los Gobiernos para evitar unas altas tasas de hambre?

Esas preguntas se las formuló un grupo de investigadores del Instituto de Ecología Social de Viena (Austria), liderado por Karl-Heinz Erb. Para resolverlas idearon un modelo matemático que les arrojó 500 posibles escenarios para alimentar el planeta en 2050. ¿El mejor? Un escenario donde toda la población sea vegana.

La razón de ello, como lo muestra la investigación publicada en la revista Nature Communications, es que si todos los humanos cambiaran su dieta, no tendrían la necesidad de destruir los bosques: la ganadería extensiva es uno de los principales factores que generan deforestación. Y eso a su vez implica arrojar mucho menos cantidad de gases efecto invernadero a la atmósfera y retener mucho más CO2, además de mantener la biodiversidad. 

De hecho, como se lo contó Erb al diario El País de España, dos tercios de los escenarios presentados son viables sin talar una sola hectárea de árboles.

Claro, advierte Erb, eso implica replantear la manera como se ha implementado la ganadería o la agricultura. Por ejemplo, habría que examinar la agricultura orgánica y la ganadería extensiva, dos mecanismos que pese a que tienen alta calidad no parecen tan eficientes.

En números concretos, todos los 500 escenarios que les arrojó el modelo matemático serían viables si el mundo se vuelve vegano. Y solo dos tercios si no transformamos nuestra manera de alimentarnos. Por el contrario, si la humanidad adoptara un vegetarianismo en el que tiene cabida el consumo de huevos y productos lácteos, el 94% de los escenarios serían posibles. Pero si todos le apuntaran a adoptar la dieta que hoy sigue Occidente, el panorama sería desolador: solo el 15% de los escenarios serían viables.