Diez años para salvar el planeta

Que el planeta está muriendo y que la causa son las actividades humanas no es noticia nueva. Pero que tenemos diez años para salvarlo, y de paso salvarnos, es la conclusión más importante de un reciente estudio adelantado por el Instituto Internacional para los Sistemas de Análisis Aplicados (IIASA, por sus siglas en inglés).

Archivo El Espectador

De acuerdo con la investigación, si queremos alcanzar el objetivo del Acuerdo de París, “debemos reducir las emisiones de carbono causadas por la actividad humana a cero para el año 2040”, señaló el coautor del estudio, Michael Obersteiner. De no lograrse, un aumento en la temperatura superior a los 2 °C sería inevitable, lo que significaría un rotundo fracaso del Acuerdo de París, ratificado por 195 países en 2015.

El estudio de la IIASA propone que para el 2100, los combustibles fósiles sólo provean el 25 % de la energía que necesitan las industrias. Hoy, el engranaje económico mundial depende en un 95 % de este tipo de energías. Si no hiciéramos nada, la temperatura aumentaría 3,5 °C, estima la investigación publicada en el diario Nature Communications.

En ese sentido, el mundo tendría que apostarles a las energías renovables. Según la IIASA, si cada año su uso se aumenta en 5 %, para 2022 se llegaría a un punto de inflexión. Pero el problema del calentamiento global es tan grave que aún realizando estos cambios para el 2100 la temperatura aumentaría 2,5 °C.

Por esta razón, dijo el instituto, de manera simultánea los seres humanos deberán replantearse el uso de la tierra y disminuir la deforestación causada por la expansión de la agricultura y la ganadería. Si los países comprometidos logran hacer este cambio, para el final de este siglo las emisiones de carbono podrían ser 42 % más bajas que si optaran por continuar transitando el peligroso camino de la tala.