Un área tan grande como Portugal

El corazón del Amazonas (casi) a salvo

Con la ampliación de dos resguardos indígenas quedan conectados el Parque Chiribiquete y el resguardo Predio Putumayo. Juntos suman 10 millones de hectáreas.

En los dos resguardos conviven 40 clanes, 1.423 personas que conforman 332 familias. La mayoría pertenece a la etnia murui muina. / Fotos: Juan Gabriel Soler

En 2013, en una cafetería del municipio de Solano, en Caquetá, se conocieron Alirio Ortiz, un médico tradicional cuemaní, y Carolina Gil, la directora en Colombia de la organización The Amazon Conservation Team. De “esa conversación bonita”, como la recuerda Gil, nació la idea de trabajar juntos para hacer realidad el sueño de ampliar dos resguardos compartidos por 40 clanes, la mayoría de la etnia murui muina (Fotos: Juan Gabriel Soler).

Esta semana recibieron la buena noticia. Todos esos esfuerzos a lo largo de cuatro años, salidas de campo, discusiones, papeleos, burocracia, dieron su fruto. La Agencia Nacional de Tierras aprobó la expansión de los resguardos indígenas Puerto Sábalo Los Monos y la reserva Monochoa.

Con esa decisión, el país da un paso más en la necesidad de salvaguardar la Amazonia. Los dos resguardos ahora constituyen un puente natural que conecta el Parque Nacional Natural Chiribiquete, el más grande del país, con el resguardo Predio Putumayo en Amazonas, el territorio indígena más extenso de Colombia. Juntos, los tres resguardos y el parque configuran un área de 10 millones de hectáreas de bosque protegidas. Un pedazo de selva tan grande como Portugal.

“Fue un trabajo intenso. Es una apuesta grande en términos de conectividad”, dice Arturo Vargas, funcionario del Parque Chiribiquete, quien ha visto cómo avanza por el lado occidental la brutal deforestación. Colombia está perdiendo casi 100.000 hectáreas anuales de bosque amazónico. Y el principal foco está justo ahí, a un lado de Chiribiquete.

 

via GIPHY

El ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, tomó este caso como “una muestra más de que el trabajo articulado e interinstitucional arroja grandes beneficios para el planeta”. Un trabajo en el que se involucraron la organización Opiac, el Consejo Regional Indígena del Medio Amazonas y Acibac, instituciones del Estado y The Amazon Conservation Team, y que contó con el apoyo de la Fundación Gordon and Betty Moore y Andes Amazon Fund.