El super iceberg a 13 kilómetros de desprenderse

Los glaciólogos dicen que en cuestión de semanas se separaría de la Antártida y pondría en peligro a los grandes glaciares.

NASA

La Antártida, con 14 millones de km², es el cuarto continente más grande después de Asia, América y África. Desde hace varios años los científicos expertos en cambio climático tienen puestos los ojos en la famosa pata de hielo localizada a lo largo de su costa oriental: la barrera de hielo Larsen.  Fue denominada así en honor al capitán noruego Carl Anton Larsen, quien en diciembre de 1893 navegó entre sus gélidas aguas.

La barrera de hielo Larsen es uno de los mejores termómetros de los efectos del cambio climático. El más pequeño de sus fragmentos, Larsen A, se desintegró en 1995. El segundo, Larsen B, prácticamente desapareció en 2002. Larsen C, un bloque de hielo de 5.000 kilómetros cuadrados, es vigilado muy de cerca por los científicos a través de satélites y mediciones directas. Una grieta de 193 kilómetros amenaza con lanzar un gran fragmento sobre el océano. Tan sólo 13 kilómetros lo unen aún al continente.

Una vez se complete la grieta, el fragmento de Larsen C se convertirá en uno de los iceberg más grandes registrados. El glaciólogo Eric J. Rignot, profesor de la Universidad de California, comentó al periódico The New York Times que de acuerdo el fenómeno podría completarse en cuestión de semanas. “No más que eso", dijo.

El temor de los científicos no es precisamente porque el super iceberg pueda generar un impacto directo en el nivel del mar. El verdadero problema radica en que estos bloques de hielo que flotan sobre el mar proporcionan soporte a los glaciares que están detrás de ellos.

De acuerdo a la Agencia Aeroespacial Estadounidense, NASA, el nivel del mar ha subido casi 8 centímetros de media en todo el mundo desde 1992 a causa del calentamiento global. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, estimó que los océanos crecerían entre 30 centímetros y un metro para fines de este siglo si no se limita la producción de gases de efecto invernadero. Este aumento sería causado principalmente por derretimiento de glaciares en el Ártico y la Antártida.