A la fecha ya hay 51 países que lo han ratificado

Entra en vigor el Convenio de Minamata sobre mercurio

El objetivo es proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones de mercurio; además de regular la producción, importación y exportación de productos que contengan este compuesto químico.

Según investigadores del Instituto Sinchi, el mercurio está presente en 24 departamentos de Colombia, especialmente los ubicados en la zona andina.Archivo

La Unión Europea y siete de sus Estados miembros (Bulgaria, Dinamarca, Hungría, Malta, los Países Bajos, Rumania y Suecia) ratificaron este jueves su participación en la Convención de Minamata, el primer acuerdo ambiental internacional que regulará el uso de mercurio en actividades humanas. Con su ingreso ya serían 51 los países que han ratificado la Convención, que entra en vigor.

El acuerdo tiene como objetivo proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones de mercurio, considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como una de las diez sustancias químicas más dañinas para el organismo.

Los países tendrán que prohibir la producción, importación y exportación de una variedad de productos que contienen mercurio antes de 2020; además de regular la minería aurífera artesanal de pequeña escala y otras medidas de control relacionadas con emisiones de mercurio.

Colombia firmó el acuerdo internacional hace cuatro años pero aún no lo ha ratificado en el Congreso de la República, pese a tener el doloroso título de ser el segundo país que más contamina por las emisiones de mercurio, después de China. Aproximadamente 180 toneladas se emiten cada año en el territorio nacional.

De acuerdo con el Ministerio de Ambiente, cerca del 55% del mercurio usado en Colombia se destina a la minería de oro, a la extracción ilícita de minerales y al uso en algunos elementos de la industria. Cada año se vierten en el país entre 50 y 100 toneladas del “veneno plateado”. Entre 2013 y 2015 se presentaron 1.126 personas intoxicadas, en los departamentos de Antioquia, Chocó, Córdoba, Sucre y Bolívar.  

“El convenio de Minamata nos da la oportunidad de ajustar estas metas, pero además nos garantiza que vamos a tener más cooperación y asistencia técnica. Podemos movilizar recursos de cooperación internacional para que nos apoyen, de manera que Colombia salga de ese puesto tan lamentable que tiene de ser el segundo país que más emite y contiene mercurio en el ambiente”, explicó Murillo.       

El nombre del convenio se debe a la ciudad japonesa de Minamata, donde miles de personas fueron envenenadas con el vertido de aguas residuales que contenían mercurio. El compuesto luego entró a la cadena alimenticia, afectando la salud y la vida de varios pobladores.