'Estamos al borde de una extinción masiva'

Michel Loreau, uno de los 20 científicos más citados del mundo en la rama de la ecología, señala que la actual pérdida de especies va a un ritmo 1.000 veces superior que en el pasado.

Michel Loreau es zoólogo de la Universidad Libre de Bruselas. / esmateria.com

La cita anual de los gobiernos del mundo para debatir sobre el cambio climático comenzó ayer en Varsovia (Polonia). Representantes de por lo menos 200 naciones están reunidos en la XIX Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, para llegar a un acuerdo sobre la reducción de las emisiones contaminantes a la atmósfera.

El panorama al que se enfrentan, según un informe de la Organización Meteorológica Mundial conocido esta semana, es cada vez más fatídico: entre 1990 y 2012 hubo un aumento del 32% en el forzamiento radiativo (el efecto de calentamiento en el clima) a causa de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases como el metano y el óxido nitroso.

Tampoco son alentadoras las noticias que entrega Michel Loreau, uno de los 20 científicos más citados del mundo en la rama de la ecología y director del Centro de Teoría y Modelización de la Biodiversidad del Centro Nacional de Investigaciones Científicas en Moulis (Francia). Loreau advierte que estamos “al borde de una extinción masiva” de especies como resultado, principalmente, de la superpoblación y el cambio climático.

El último informe del Panel de Cambio Climático de la ONU (IPCC), de septiembre, advierte que el cambio climático se está acercando a un punto sin retorno. Usted reitera a menudo que el ritmo de extinción de especies en el planeta es entre 100 y 1.000 veces superior que en el pasado. En cuanto a la diversidad, ¿nos estamos acercando también al punto sin retorno?

Depende de lo que se denomine “punto sin retorno”. Cuando hablamos de biodiversidad, cualquier especie que desaparece es un punto sin retorno en sí misma. Respecto a toda la biodiversidad del planeta, creo que probablemente estemos al principio de una extinción en masa y no veo cómo podremos pararla, sobre todo porque no veo que se produzca ningún cambio en los elementos claves que nos están llevando a esa situación. Necesitamos cambiar las políticas muy seriamente.

¿Cuántas especies perdemos actualmente en el planeta?

Es algo muy difícil de cuantificar porque existen muchas especies que incluso no conocemos. Las que sí controlamos son las especies en peligro de extinción de la lista roja de la UICN (la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), que en su última evaluación ha cifrado en casi 20.000 las especies amenazadas por la extinción. Sabemos que esas especies probablemente desaparecerán. No se trata, en sí misma, de una cantidad muy importante respecto al global de la biodiversidad, el problema es que se pierden especies a un ritmo entre 100 y 1.000 veces más rápido que en el pasado geológico de la Tierra, y ya existen pronósticos para este siglo que hablan de una pérdida de especies a un ritmo 10.000 veces superior al pasado, y estos sí serían realmente datos de una extinción masiva.

¿De qué manera se puede frenar el impacto en la biodiversidad? ¿Es necesario un cambio global en todas las esferas, como la política y la concienciación social?

Cierto, pero promover un cambio de ese tipo es muy difícil porque entra en conflicto con nuestro... llamémoslo modelo, que es mucho más que nuestro modelo social, implica también nuestro modelo filosófico, psicológico y económico, principalmente este último. Nuestra sociedad está basada casi exclusivamente en el crecimiento, producir más y consumir más. Por supuesto, si se continúa creciendo por siempre, en algún momento alcanzaremos un límite, puesto que el planeta es finito, y yo creo, de hecho, que estamos cerca de ese punto, estamos realmente rozando el límite de la manera en que podemos usar el planeta al servicio de este sistema. Por este motivo, el siglo XXI será crucial. En este siglo pasarán muchas cosas y tendremos que tomar cierto tipo de decisiones.

¿Cuáles deberían ser las fundamentales?

Es necesario otro modelo económico, sin duda. Pero, como digo, esto implica no sólo cambios económicos, sino filosóficos. La filosofía occidental es extraordinariamente dominante y está basada sobre todo en la separación entre el ser humano y la naturaleza, y, por tanto, en cómo dominarla. Conceptualmente no es difícil pensar en otro modo de actuar, pero es muy complicado cambiarlo en la práctica debido especialmente a la presión de todo el sistema, que va en una sola dirección y sin ningún control.

¿Son la superpoblación y el cambio climático las dos principales amenazas para la biodiversidad?

Son dos elementos cruciales, pero yo no los pondría en el mismo nivel. Respecto a la biodiversidad, hay que diferenciar entre factores cercanos y factores óptimos. Los primeros son los que llevan directamente a la extinción de especies. Otros son la destrucción del hábitat, la sobreexplotación, la contaminación y luego el cambio climático, que actualmente no es un elemento conductor principal de la extinción pero se prevé que lo sea en el futuro. Todos estos factores están relacionados con el incremento de la acción humana, la cual es una combinación de la población, el consumo per cápita, la tecnología que usamos para generar lo que consumimos, etcétera. Es una fotografía compleja, pero la población no es sólo un factor. Por ejemplo, el consumo por habitante ha aumentado más que la población, y lo ha hecho muy rápido. Esto está relacionado con el sistema económico que, en mi opinión, debe cambiar.