'Información sobre el agua debe ser pública'

La directora de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional dice que el reto del país es pasar de las políticas a los hechos.

Sandra Bessudo, directora de la Fundación Malpelo y quien hoy está al frente de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, habla sobre los retos del país y la comunidad internacional en cuanto a gobernanza del agua.

El 2013 fue declarado el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua. ¿Qué significa?

En la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2010, la comunidad internacional acogió la propuesta de Tayikistán de celebrar un año internacional para estimular la cooperación en los temas relacionados con la gestión del agua en el mundo. Es una señal de la creciente conciencia de las naciones sobre la relación entre el desarrollo de nuestros pueblos y el acceso sostenible y equitativo al agua.

¿Cómo lograr esa cooperación en torno al agua?

En un planeta con más de 7.000 millones de seres humanos, la demanda de agua dulce genera crecientes presiones sobre las fuentes de agua. A esto se suma que el cambio climático y las variaciones en los eventos climáticos son fenómenos globales y, por lo tanto, exigen acciones concertadas.

¿Cuáles son los principales desafíos?

Tal vez uno de los principales retos apunta a la cooperación internacional en la gestión integral de cuencas compartidas. En el caso de Colombia, por ejemplo, compartimos varias cuencas con países vecinos en los ámbitos biogeográficos de las regiones Andina, Caribe, Pacífica, Amazonia y Orinoquia.

¿Podemos hablar de una “crisis del agua”?

Pareciera que en Colombia no es necesario hablar de una “crisis del agua”, pues somos un país afortunado en materia de disponibilidad del recurso hídrico. Sin embargo, existen crisis del agua locales en aquellas regiones del país que sufren estrés hídrico y existen también crisis del agua temporales cuando afrontamos fenómenos extremos de sequía o de inundación. El desafío para nuestro país consiste en administrar nuestros abundantes recursos hídricos de forma sostenible y equitativa.

¿Cuál es el papel de la ciencia y la tecnología en este desafío?

Para hacer una acertada gestión del agua se requiere conocimiento e información precisa y detallada, sea para planificar el desarrollo de un país o para que un agricultor tome decisiones respecto a su cultivo. La información sobre las dinámicas hídricas e hidrológicas debe ser de dominio público.

¿Cree que el agua tiene ya un perfil alto en los diálogos y procesos políticos internacionales?

La agenda internacional le otorga importancia al tema del agua, pero no con el nivel de importancia y prioridad que este merece. Sin embargo, hace falta mayor articulación entre las diferentes instancias internacionales.

¿El agua está en la agenda pública del Gobierno?

El agua ha adquirido una alta importancia en la agenda pública. Colombia cuenta con una Política para la Gestión Integral del Recurso Hídrico, cuya construcción ha contado con la cooperación internacional. El reto del país es implementarla.

¿Por dónde empezar o continuar?

Desde la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, APC Colombia, impulsamos la cooperación en la esfera del agua de una forma horizontal. Incluye la cooperación que recibimos para fortalecer nuestras políticas y nuestra capacidad para gestionar el recurso hídrico, como aquella cooperación en la modalidad Sur-Sur, a través de la cual intercambiamos buenas prácticas con países de similar nivel de desarrollo. Todos tenemos algo que aprender y algo que enseñar con base en nuestras experiencias con el agua.