¿Langosta Espinosa del Caribe en Peligro?

La especie, cuya pesquería es una importante fuente de sustento e ingresos para las poblaciones costeras del Caribe podría estar en peligro debido a un parásito depredador de sus huevos.

La Langosta Espinosa del Caribe Panulirus argus.Plos.One

La Langosta Espinosa del Caribe Panulirus argus  es una de las principales fuentes de ingresos para muchas familias y pequeños empresarios en las zonas costeras del Caribe insular y continental de Colombia. Pero la codiciada langosta podría estar en peligro debido a un recientemente descrito parasito depredador de sus huevos.

La nueva especie de parásito fue descubierta en los Cayos de Florida USA por investigadores de la Universidad de Carolina del Sur liderados por el investigador Antonio Baeza. En un articulo publicado recientemente en la revista PloSOne exponen los detalles del hallazgo. En estudios preliminares sobre el efecto de este parasito en la langosta espinosa se anota que las hembras infectadas rondan alrededor del 8% de las totales y en ellas la fecundidad decae notoriamente.

El parásito pertenece a un grupo de animales conocidos entre los científicos como nemertino o gusanos cinta son muy famosos por habitar y parasitar las masas de huevos de alrededor de 70 especies de crustáceos (principalmente cangrejos) las cuales consumen con una alta voracidad y a una gran velocidad (en algunas especies de cangrejos se observan mortalidades en entre el 75-100% de los huevos). 

Los datos permiten pensar que la langosta espina del Caribe se encuentra en peligro ya que estos animales son ubicuos en todos los mares del planeta, además, la alta especialización del parásito implica que es una especie parasita exclusiva de esta langosta.

La llegada de este parasito a Colombia podría estar cerca. De hecho es probable que ya esté presente pero que no haya sido registrado por el poco conocimiento que se tiene de los nemertinos en el país. A este parasito se sumaría la sobreexplotación de langostas en regiones como San Andrés Islas y la contaminación y destrucción de nuestros ecosistemas marinos debido en gran parte a actividades humanas como el turismo, la pesca con dinamita, las construcciones marinas, entre otras. Estos factores combinados podrían poner en peligro este valioso recurso fuente de ingresos para las poblaciones costeras de Colombia y cuya presencia en nuestros mares enaltece la diversidad del país.

*Biólogo. Univerisidad del Magdalena. Autor del blog S&N

Temas relacionados