Listo el primer carro solar hecho en Colombia

Primavera competirá en octubre en el World Solar Challenge de Australia. Su construcción tomó dos años y en ella participaron 48 profesores y decenas de estudiantes.

Primavera pesa 350 kilos y tiene dos motores de alta eficiencia ubicados en las llantas. / Luis Benavides
Primavera pesa 350 kilos y tiene dos motores de alta eficiencia ubicados en las llantas. / Luis Benavides

Durante dos años, 48 profesores y varios estudiantes de diferentes carreras de la universidad Eafit trabajaron en el proyecto que hoy es una realidad: Primavera, el primer carro que funciona con energía solar. “Puede recorrer hasta 100 kilómetros por hora con la energía de un secador de pelo”, explica Jorge Barrera, líder del proyecto.

En octubre Primavera, identificado con el número 05, buscará que un vehículo latinoamericano llegue por primera vez en un lugar destacado en el World Solar Challenge de Australia, la carrera más representativa en su categoría y en la que se enfrentan las mejores universidades del mundo. Durante cinco días deberá recorrer 3.000 kilómetros del desierto australiano de norte a sur. “Sería el primer carro latinoamericano que logre terminar esta distancia, porque antes no lo lograron uno de Brasil y otro de Chile”, asegura Juan Esteban Calle Restrepo, gerente de EPM. La empresa antioqueña aportó 1.200 de los 1.800 millones de pesos que costó el proyecto. Calle Restrepo agrega que para “nosotros es muy importante estar a la vanguardia de lo que está pasando en tecnología en el mundo, es una apuesta de EPM por apoyar innovación y movilidad sostenible. Además, la investigación en energía solar nos sirve para los servicios públicos a nuestros usuarios en todo el país”.

Primavera pesa 350 kilos, tiene dos motores de alta eficiencia ubicados en las llantas traseras, alimentados por baterías que a su vez son recargadas con un panel solar que no puede superar los seis metros cuadrados, según las exigencias de la carrera. La velocidad promedio será de 60 kilómetros por hora. La meta es recorrer entre 500 y 600 kilómetros diarios.

Daniela Vélez, de 21 años de edad, estudia último año de ingeniería de diseño de producto y será una de los cuatro pilotos que conducirán el vehículo en la competencia. Para la elección de los afortunados se tuvo en cuenta una estatura máxima de 1,65 metros y no más de 65 kilos de peso, para ayudar al buen desempeño de Primavera en terreno. “Es un honor conducir el carro porque hemos trabajado durante dos años para tenerlo listo. Hay que estar muy bien preparados psicológicamente porque hay que conducir cuatro horas en un espacio muy pequeño y a altas temperaturas”.

En el año 2011 sólo siete de los 30 carros que iniciaron la carrera la terminaron. La intención es que el primer carro colombiano construido con ingenio nacional logre llegar a la meta. Así lo explica Pablo Gaviria, otro de los pilotos seleccionados. “Todos los días salimos a las ocho de la mañana y manejamos hasta las cinco de la tarde. La clave es administrar bien la energía de la batería, que tiene una autonomía de 250 kilómetros, saber cuánta tenemos y cuánta necesitamos para llegar al sitio sin quedarnos varados”.

Estar en esta carera en Australia ubica a Eafit entre la élite de las universidades que hacen este tipo de investigación en el hemisferio, asegura Juan Luis Mejía, rector de la institución. “Uno tiene que confrontarse internacionalmente. Qué bueno que una universidad colombiana se pueda medir con 43 de las mejores universidades del mundo y que sepan que aquí estamos haciendo este tipo de investigación; eso abre puertas y cambia la cara del país. Lo otro es la investigación que nos queda para el aprovechamiento de la energía solar”.

En octubre sabremos si Primavera pasó la dura prueba del desierto australiano. Por ahora hace historia como el primer vehículo solar fabricado en el país, lo cual nos permite pensar que la movilidad del futuro está más cerca de lo que pensamos.