Mapas de páramos, la próxima tarea

La Corte Constitucional estudió la demanda interpuesta por miembros del Polo Democrático y le puso un tatequieto a la minería.

La Corte Constitucional le puso un tatequieto a la minería en los páramos. Después de estudiar una demanda interpuesta por miembros del Polo Democrático y otros demandantes contra algunos artículos del Plan Nacional de Desarrollo, los magistrados del alto tribunal decidieron, este lunes, que algunos artículos van en contravía de la Constitución. Uno de ellos, el 173, que permite la actividad minera y de hidrocarburos en los páramos del país.

Ayer la Corte se pronunció oficialmente frente a este tema y se podría pensar que el gran ganador es el medioambiente. Sin embargo, de los 36 complejos de páramos que tiene el país, sólo uno, el de Santurbán, está delimitado a escala 1:25 mil, que es la más detallada. ¿Qué pasa entonces con los otros que no están delimitados o lo están a una escala menos precisa?

Como concluyó el comunicado emitido por la Corte, el artículo 173 no ofrece una protección real en éstos. Por eso le ordenó al Ministerio de Ambiente que delimite estos ecosistemas con los parámetros provistos por el Instituto Humboldt y se limite la facultad del Ministerio para desviarse del área de referencia establecida científica y técnicamente.

Para la Corte este artículo es, a todas luces, inconstitucional. “En primer lugar, porque los páramos se encuentran en una situación de déficit de protección, pues no hacen parte del sistema de áreas protegidas. En segundo lugar, los páramos proveen de agua económica y de alta calidad para el consumo humano al 70% de la población colombiana. En tercera medida, los páramos son ecosistemas que tienen bajas temperaturas y poco oxígeno, y que se han desarrollado en relativo aislamiento, lo cual los hace especialmente vulnerables a las afectaciones externas”, sentencia el documento.

De acuerdo con César Rodríguez, director de Dejusticia, organización que intervino en el proceso ante la Corte, existe una necesidad técnica para saber dónde comienzan y dónde terminan los páramos, y determinar dónde se puede hacer minería y dónde no. “El fallo muestra la necesidad de acelerar la delimitación técnica en zonas de páramo, dado que el mandato legal está claro ahora, pero no totalmente clara la delimitación física de esos ecosistemas”, aseguró.

Para Rodríguez, es necesario extender al resto del país lo que viene haciendo el Instituto Humboldt. Es decir, delimitar los ecosistemas con mayor detalle. No obstante, según dice, con la escala actual de 1:100 mil se podría saber dónde se puede hacer minería.

Como explicó Carlos Sarmiento, investigador del Instituto Humboldt, ya se han adelantado los estudios técnicos y científicos de 28 complejos de páramos, de los 36 con los que cuenta el país, y la idea es tenerlos listos para mitad de año. Esos estudios se los han ido entregando al Ministerio de Ambiente paulatinamente. “Por lo pronto terminaremos nuestra tarea técnica y científica, y estaremos atentos a las indicaciones del Ministerio de Ambiente cuando haga el acto administrativo, que es con el cual se delimitan”.

Sarmiento sostuvo que sin duda es positivo que se regule la actividad minera en páramos, pero que ahora le queda al Estado una tarea mayor: “¿Cuánto le va costar aplicar esa política? Eso influirá en las decisiones de delimitación y por ahora se viene un debate fuerte en donde el país está necesitando dinero”.