Mérito a las mejores prácticas ambientales

La tercera entrega del reconocimiento BiBo, que se efectuó en las instalaciones del club El Nogal, se orientó este año en hacer visible la relación entre los bosques, reguladores de la captura de CO2 (causante de la formación de gases efecto invernadero) y su impacto en los servicios ecosistémicos y el cambio climático.

El “Reconocimiento BiBo de Honor” fue para Isagén, Findeter, Codensa-Emgesa, Equidad Seguros, EPM, el Instituto Von Humboldt y la Embajada del Reino de los Países Bajos. / Gustavo Torrijos

Los reconocimientos que se otorgaron resaltaron las mejores prácticas ambientales de los sectores académico, productivo, público e institucional del país.

Allí se tuvieron en cuenta varios criterios a la hora de elegir a los ganadores. Las empresas premiadas fueron aquellas que demostraron una gestión en reducción de emisiones, mejores prácticas en producción más limpia y compensación al medio ambiente.

Las finalistas fueron: Zitroled Energía Solar, la Alcaldía de Manizales y Elementtos. Pero el primer lugar se lo llevó Acción Verde, por su proyecto “Honda carbono neutro”, que protege los bosques de galería a partir de la restauración de cientos de hectáreas en áreas degradadas del Parque Nacional Natural Tuparro, en la Orinoquia colombiana. El segundo lugar fue para Genser Power, por con su planta de cogeneración eléctrica, que suple la demanda energética del proceso productivo de Corona.

En la categoría de producción más limpia el finalista fue la Corporación Ambientalista de Reciclaje, Ecología y Paz (Carep). El primer puesto lo obtuvo Incolmotos Yamaha, por la construcción de las nuevas oficinas, con el concepto de “edificio sostenible”, enmarcado en los criterios principales que exige el sistema de certificación LEED. El segundo lugar se lo llevó la veeduría ambiental de Chinchiná, por su proyecto “Las 3RS” (reducir, reciclar y reutilizar).

El grupo de compensación al medio ambiente tuvo de finalistas a Syngenta, la Fundación Reserva Natural La Palmita y el Parque Ecológico Mundo Amazónico. Cornare ocupó el primer lugar, por su sistema de compensación a los campesinos para la conservación y restauración de las zonas de interés ecosistémicos de la región, a través de un fondo ambiental especial llamado “Proyecto BanCO2”, y la Compañía de galletas Noé, obtuvo el segundo puesto, por su operación de transporte limpio que calcula la huella de carbono.

El premio a la academia fue para el Colegio Rochester, por contar con una infraestructura que permita condiciones ambientales para el desarrollo pedagógico de los alumnos. El segundo puesto, en esta categoría, lo ocupó la Escuela Pedagógica Experimental, por su propuesta de “Economía azul”, una nueva forma de relacionarnos con el medio ambiente, la política, la ética y el actuar cotidiano.

En el evento también se entregó un premio a Asobancaria, en representación de los gremios y el “Reconocimiento BiBo de Honor” a las instituciones que, por su compromiso con el medio ambiente en la conservación de bosques, adaptación y mitigación al cambio climático, han decidido ser parte de la campaña BiBo y contribuir activamente con este mensaje. Aquí se destacaron Isagén, Findeter, Codensa-Emgesa, Equidad Seguros, EPM, el Instituto Von Humboldt y la Embajada del Reino de los Países Bajos.