No más jaulas en el zoológico de Medellín

El hábitat de 1.200 animales se convertirá en un parque interactivo dividido en cinco biorregiones.

El zoológico Santa Fe  alberga a 1.200 individuos de 150 especies.  / Luis Benavides
El zoológico Santa Fe alberga a 1.200 individuos de 150 especies. / Luis Benavides

Los visitantes del zoológico Santa Fe, en Medellín, podrán ver desde este mes cómo los osos hormigueros que vivieron enjaulados durante años se pasean y se bañan junto a un grupo de chigüiros en un área que simula las planicies llaneras de donde son nativos.

Esta es la primera de cinco biorregiones en las que la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín (entidad que lo administra) planea distribuir el zoológico para que los visitantes puedan aprender de manera interactiva sobre los hábitats de las especies mientras ven pasar algunos de sus ejemplares. Las familias encontrarán en sus recorridos adaptaciones del Amazonas, los Llanos Orientales y la fauna antioqueña del Valle de Aburrá y un lugar donde se concentrarán tigres, cebras, avestruces y otras especies exóticas.

“Los zoológicos deben centrarse en garantizar la salud y el bienestar de los animales. Países como Costa Rica han tomado decisiones importantes para la conservación, pero Colombia también está entendiendo que nuestros zoológicos deben transformarse en centros de cuidado, conservación e investigación”, dice Sandra Correa, directora del zoológico de Medellín.

En el caso de Costa Rica, el Gobierno tomó hace un mes la decisión de trasladar a un jardín botánico urbano más de 400 animales que están concentrados en sus dos zoológicos públicos. En ese espacio también funcionará un centro de conservación e investigación científica, donde se podrá apreciar parte de la biodiversidad costarricense en un ambiente sin barrotes.

En Medellín, gracias a un convenio firmado entre el zoológico y la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional ,se diseñarán las cuatro biorregiones faltantes. “Queremos proporcionar una experiencia vivencial. Toda esa transformación tomará entre tres y cinco años, pues dependemos de los recursos de la taquilla. Cada vez que un niño o un adulto pagan su entrada están aportándoles a la salud de los animales y a nuestros programas de conservación”, dice la directora Correa.

En los últimos años el parque zoológico Santa Fe (con 150 especies, representadas en 1.200 individuos) ha avanzado en programas de cura y liberación de monos aulladores que provienen del tráfico de especies, y en la reproducción de ranas y aves como la guacamaya verde (Ara militaris) y el paujil pico azul (Crax alberti), un ave de bosque que mide unos 90 cm.