Nueva York pulverizó cerca de dos toneladas de marfil

Funcionarios estadounidenses trituraron ayer en el Central Park casi dos toneladas de marfil ilegal esculpido, estimadas en 8 a 10 millones de dólares, para así denunciar la caza ilegal que mata a casi 100 elefantes por día en África.

EFE/Justin Lane

En un radiante día de verano, con los rascacielos de Manhattan asomando por encima de las copas de los árboles, decenas de objetos decorativos de marfil fueron colocados en una cinta transportadora y enviados a una trituradora que exhalaba nubes de polvo en medio de aplausos del público.

El departamento de Conservación Ambiental del estado de Nueva York llevó a cabo el destrozo de colmillos, ornamentos, estatuillas y joyas de marfil, piezas que representaban el marfil de unos 100 elefantes. Fue el resultado de tres años de un duro trabajo de investigación en el estado de Nueva York.

John Calvelli, un alto funcionario de la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre que ayudó a organizar el evento, dijo que un promedio de 96 elefantes son cazados cada día en África, o unos 35.000 por año.

Esta es la tercera vez que las autoridades organizan una pulverización pública de marfil en Estados Unidos desde 2013. "Estamos enviando un mensaje al resto del mundo. Paren de comprar marfil y salven estos elefantes", dijo a la AFP Calvelli.

"No es correcto vender estos objetos, perpetuando y prolongando la agonía de la situación", dijo por su lado el rockero británico Mick Fleetwood, del grupo Fleetwood Mac, que dio su apoyo al evento.

Mientras Cyrus Vance, el fiscal de Manhattan aseguró que "si estás cometiendo un crimen al negociar con la vida silvestre, si estás comercializando marfil, serás procesado y no será agradable".

Un comercio que buscan erradicar

A pesar de que el comercio internacional de marfil fue prohibido en 1989 diferentes países lo siguen exportando, empezando por China, quien tiene el mayor mercado. No obstante, Pekín ha dicho que prohibirá todo el comercio y el procesamiento de marfil para fines de 2017, algo que para los conservacionistas podría cambiar totalmente el juego.

Calvelli dijo que los tres mayores mercados en Estados Unidos -Nueva York, California y Hawái- han prácticamente cerrado en los años recientes.

Los colmillos de elefante son muy codiciados, sobre todo en Asia, donde son tallados y convertidos en estatuillas y en joyas. El Fondo Mundial para la Conservación de la Vida Silvestre (WWF) estima que a comienzos del siglo XX existían de tres a cinco millones de elefantes en África, pero ahora solo quedan unos 415.000.