Ofrecen $15 millones de recompensa por responsables de muerte de oso andino

La Gobernación de Cundinamarca, en coordinación con las autoridades, intensifica los operativos para dar con el paradero de quienes le quitaron la vida al animal.

Una recompensa de hasta $15 millones ofrecieron este lunes las autoridades del departamento de Cundinamarca por información que permita dar con el paradero de los responsables de haber dado muerte a un oso andino de cerca de 10 años, el cual fue hallado con impactos de bala en zona rural del municipio de Fómeque. (Lea: Indignación en Cundinamarca por asesinato de oso andino baleado por cazadores)

De acuerdo con el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey, se ha redoblado el despliegue interinstitucional para que se avance “con efectividad y buen ritmo” con la investigación. “Acudimos a la cooperación ciudadana. Ofrecemos hasta $15 millones de recompensa para dar con el paradero de quienes le quitaron la vida al oso andino”, explicó el funcionario.

El cuerpo sin vida del animal, una especie protegida y declarada en peligro de extinción, fue hallado entre las veredas Quebrada Blanca y Chinia en zona rural de Fómeque. Según la Corporación Autónoma de Cundinamarca (CAR), el ejemplar presentaba disparos en su vientre, presuntamente causados por cazadores que abandonaron su cuerpo, dado que su peso es de aproximadamente 100 kg y era un macho adulto.

Por su parte, Oswaldo Jiménez, director general de Corpoguavio, autoridad ambiental en cuya jurisdicción se dio el lamentable hecho, manifestó que se concentrarán esfuerzos para colaborar con las autoridades de Policía y de Fiscalía con tal de identificar a los responsables de la muerte del oso andino.

“No puede ser que en Colombia sigan sucediendo actos demenciales como este, el peso de la ley debe caer con toda su fuerza sobre los hombros de los delincuentes que perpetraron este acto sin nombre”, sostuvo Jiménez.

De acuerdo con la CAR, la seguridad y el bienestar de más de 15 millones de colombianos que se surten de agua proveniente del Páramo de Chingaza, se ponen en riesgo como consecuencia del deterioro de los ecosistemas proveedores de este y otros servicios ambientales. 

“Cuando se rompe el frágil equilibrio, que sólo existe gracias al balance en la cadena trófica, se rompe la posibilidad de un aprovechamiento sostenible de los recursos que se ven forzados para su recuperación”, dijo el organismo.