Piden reducir el páramo de Santurbán

El gobernador de Santander le pidió al presidente Santos que la delimitación final del páramo sea igual a la del Parque Natural declarado en enero. Expertos creen que el 90% del vital ecosistema quedaría desprotegido.

Aunque la nueva ministra de Ambiente, Luz Elena Sarmiento, acaba de dar un plazo de tres meses para presentarle al país los nuevos límites del páramo de Santurbán, que ya fueron trazados por el Instituto Humboldt y que inevitablemente van a tener grandes repercusiones para las actividades económicas de alta montaña (como la ganadería, la agricultura y la minería), el gobernador de Santander, Richard Aguilar, quiso adelantarse al trámite y le solicitó al presidente Juan Manuel Santos que los lindes del páramo coincidan con los del Parque Natural Regional Santurbán, declarado en enero.

En una carta que el portal La Silla Vacía dio a conocer ayer, el gobernador Aguilar le dice al presidente que el proceso de delimitación de páramos está “exponiendo a la comunidad a un estado de incertidumbre y desestabilización de la economía” de quienes viven en zonas que fueron declaradas áreas protegidas, y habla de los despidos masivos de trabajadores vinculados a las empresas mineras que se encuentran en la zona y de las “múltiples peticiones de las comunidades” que reclaman su derecho al trabajo.

“Teniendo en cuenta que Santander es un departamento minero”, el gobernador le solicitó al presidente Santos 'hacer coincidir, en lo posible, el proceso de delimitación del Parque Natural Regional con el del páramo de Santurbán', una propuesta que a los ojos de organizaciones ambientales como la Asociación Interamericana para la Defensa del Medio Ambiente (AIDA), codirigida por la doctora en ciencias de la Universidad de Yale Anna Cederstav, es a todas luces descabellada.

“Tenemos entendido que el Parque Natural Regional Santurbán sólo estaría protegiendo el 10% de un gran sistema de páramos”, dice Cederstav, “y los graves impactos ambientales que traerían las explotaciones mineras serían devastadores para estos ecosistemas. Está comprobado que los daños no sólo afectarán las zonas de extracción sino las aguas y el aire que las rodean. En Bolivia, los desechos de la mina en el cerro Porco, en Potosí, se extendieron por 800 kilómetros de río”.

Para la directora de AIDA, el Gobierno deberá entregarles otras alternativas económicas a los campesinos que se han dedicado a la ganadería y la minería en los páramos, porque de lo contrario se pondría en riesgo el agua que abastece a más de dos millones de habitantes.

De acuerdo con Brigitte Baptiste, directora del Instituto Humboldt, la petición del gobernador “se sale de todos los procedimientos”, pues no está ajustada al método con el que se están delimitando los páramos de Colombia. “La manera en que se designa un área protegida regional es técnica y políticamente muy distinta a la designación científica de un páramo. Santurbán es muy extenso y gran parte de sus ecosistemas quedaron por fuera del Parque” (ver mapa).

Sin embargo, “el Instituto respaldará la decisión que tome el Ministerio de Ambiente frente a este tema”, indicó Baptiste.

Aunque la polémica propuesta del gobernador Aguilar es bien vista por algunas comunidades y empresas mineras que tienen intereses de expansión en la zona, como Eco Oro (antigua Greystar), llama la atención que la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga también avale la solicitud.

“Lo expresado por el señor gobernador refleja el sentir de las organizaciones de base que están asentadas en la zona. Creemos que si la línea de páramo corresponde con la del Parque, se cumplirá con las expectativas de conservación”, le dijo a El Espectador el director encargado de la autoridad ambiental, Luis Alberto Flórez.

Antes de que el Ministerio de Ambiente emita alguna respuesta frente al tema, los ambientalistas recuerdan que el presidente Santos prometió que respetaría la detallada delimitación entregada por el Instituto Humboldt y que la Corte Constitucional ha sido clara en estipular (sentencia C-339 de 2002) que en Colombia las zonas excluidas de minería no se pueden limitar a las áreas protegidas por el sistema de Parques Naturales.

Vea la carta del gobernador de Santander al presidente Santos en este enlace

acuevas@elespectador.com

@angelicamcuevas

 

 

167757459 Cart a Richard Aguilar San Turban by Clau Ruiz