Primera condena por muerte de oso de anteojos

Por primera vez se conoce en el país una condena por atentar contra la vida de estos mamíferos. El ganadero que cometió el asesinato, pagará cinco años de prisión y una multa de 2,5 salarios mínimos legales.

Al ganadero que asesinó el oso de anteojos le queda prohibido tener contacto con cualquier tipo de animal durante seis meses.Santiago Ron

En la vereda Córdoba, en el municipio de Junín, Cundinamarca, un ganadero asesinó a un oso de anteojos el 21 de enero del año pasado. Luego de que la Fundación Bio-Andina denunciara el caso ante las autoridades competentes, un juez emitió una condena por cinco años de prisión, con el beneficio de detención domiciliaria.

Al ganadero, que había suscrito un preacuerdo por el delito de maltrato animal y porte ilegal de armas, también se le dio una inhabilidad especial por seis meses. Durante ese tiempo, le queda prohibido tener contacto con cualquier tipo de animales. Así como también deberá pagar una multa de 2,5 salarios mínimos legales, como parte de su condena.

De acuerdo con la Fiscalía, este es el primer caso donde se emite un juicio de este tipo por la muerte violenta de un oso de anteojos. Pues según reveló RCN Radio, las autoridades responsables de la zona que examinaron el cuerpo del animal, determinaron que tenía “una herida por proyectil de arma de fuego con carga múltiple en la región toraxabdominal izquierda”.

Sin embargo, no es la primera vez que llega al despacho de la Fiscalía una agresión contra los osos de anteojos. Ya en otras oportunidades, este ente acusador había investigado otros casos. Pues según un informe que dio a conocer RCN Radio, la Fiscalía reportó que en los dos últimos años ha investigado otros dos casos de muertes de osos de anteojos en Cundinamarca y Nariño. Donde los procesos aún se encuentran en indagación preliminar y contemplan una condena de hasta cuatro años y seis meses de prisión por el delito de caza ilegal.

“Se trata presuntamente de actividades de caza contra una especie endémica de los países andinos que hace parte de los únicos osos nativos de Suramérica y la única especie remanente de las 13 de cara corta que aparecieron en el mundo hace 2.5 millones de años, motivo por el cual su patrimonio genético es único y debe ser conservado”, indica el informe de la Fiscalía.