'También queremos decidir sobre el Tayrona': Alcalde de Santa Marta

El mandatario pide compensaciones ambientales por parte de la Nación. Niega planes para urbanizar los parques de la ciudad.

eL alcalde de Santa Marta, Carlos Eduardo Caicedo. / Archivo
eL alcalde de Santa Marta, Carlos Eduardo Caicedo. / Archivo

Son muchas las llamadas que en los últimos días ha recibido el alcalde de Santa Marta, Carlos Eduardo Caicedo, para que opine acerca de los proyectos turísticos en el Parque Tayrona. La verdad, es poco lo que puede decir: pese a que el Parque Tayrona y el Parque Sierra Nevada de Santa Marta suman más del 50% del territorio de la ciudad, el Distrito no tiene ningún tipo de participación en las decisiones que se tomen sobre estas áreas protegidas. Todo depende del Ministerio de Ambiente a través de Parques Nacionales.

Por eso, justo cuando se vive una fuerte polémica por cuenta de la licencia ambiental que le otorgó la ANLA al proyecto Los Cerezos en el Tayrona, Caicedo insiste en que llegó la hora de que los Samarios también empiecen a decidir sobre estas zonas. Y no sólo eso: entre sus propuestas está además que la Nación pague una compensación ambiental a Santa Marta por mantener estos santuarios. Para Caicedo, sí se deben permitir construcciones en el parque Tayrona y en sus alrededores, siempre y cuando se hagan en zonas adecuadas y que sean adelantadas por el Estado.

Pero no sólo el Tayrona está hoy en el ojo del huracán. El abogado samario, Alejandro Arias acaba de revelar un documento en el que el secretario de Planeación de Santa Marta, Isaac Pertuz, le pide a la Corporación Autónoma Regional del Magdalena que cambie el uso del suelo de los parques Distritales de la ciudad para urbanizarlos tanto con proyectos públicos como privados. El alcalde Caicedo explica la situación.

Parques Nacionales es el encargado de todos los parques del país. ¿Por qué insiste en que Santa Marta debe participar en las decisiones que se tomen acerca del futuro del Tayrona?

El parque nacional Tayrona, así como el de la Sierra Nevada suman el 50% de nuestro territorio. Sin embargo, las decisiones en cuanto a la administración o al manejo de recursos no convocan al Distrito. No tenemos ninguna participación salvo cuando hay que apagar incendios forestales o atender problemas de seguridad. Estamos de acuerdo con la preservación pero allí también hay indígenas, campesinos, pescadores y en ese sentido el Distrito debe tener incidencia y adelantar programas. Hoy nuestra opinión es como la de cualquier ciudadano. Lo que planteamos es que se toman decisiones de manera interinstitucional porque históricamente no han conciliado los intereses territoriales.

¿Cree que parte de los recursos del Tayrona deberían ir al Distrito?

Mi interés no es que se destinen recursos para las arcas municipales pero sí que sean invertidos para programas que favorezcan a los pobladores de los parques en salud, educación, empleo. Además para que se reinviertan en el mismo parque. Hoy Los recursos que se consiguen ni siquiera se invierten en el Tayrona, muchos se envían a otros parques de menores ingresos, es poco lo que se queda ahí. Lo que si debe haber es una compensación económica de la Nación.

¿A qué tipo de compensación se refiere?

Si el 50% del territorio está destinado a la conservación, eso sin contar con las zonas ocupadas por los puertos que ha ocasionado gran contaminación, limitando las posibilidades de trabajo y de crecimiento. Obviamente estamos de acuerdo con la conservación pero la ciudad debe recibir una compensación de la Nación por servicios ambientales. Santa Marta no tiene zonas de expansión para el desarrollo como sí lo tienen otras ciudades como Barranquilla. Si logramos esa compensación podríamos desarrollar proyectos de ecoturismo, programas de inversión social con los pescadores, los campesinos y en general con todos los samarios.

También dice que el ingreso al Tayrona debería ser gratuito para algunos samarios…

Santa Marta tiene 462 mil habitantes, de esos 254 están afiliados al Sisben y 35% de población es desplazada. Con este panorama son pocos los samarios que pueden pagar para ingresar al parque, lo que crea desarraigo y falta de sentido de pertenencia. Lo que buscamos es que alrededor de 93 mil estudiantes de colegios públicos y los afiliados al Sisben puedan ingresar de manera gratuita al Tayrona.

¿Qué opina de los proyectos hoteleros como el de los Ciruelos o el de Arrecifes que hoy buscan prosperar en el Tayrona?

No soy partidario de que al interior de los parques se desarrollen proyectos privados salvo que sea en zonas en las que se les levante la restricción y sean adelantados por el Estado. Nos parece que así como fue definida una zona por el Gobierno para entregar en concesión, eventualmente en otra zona se puede hacer lo mismo, porque es evidente que se necesita infraestructura, al mes entran miles de personas al parque. Por otro lado, se pueden hacer proyectos ecos turísticos al alrededor del parque Tayrona y de la Sierra Nevada. Eso sí, en las zonas de amortiguación que no afecten las áreas protegidas.

Cambiando de tema, ¿por qué quiere cambiar el uso del suelo de los parques distritales para urbanizarlos?

Nosotros no hemos pedido que se cambie el uso del suelo. 

Pero en una carta firmada por su secretario de Planeación, Isaac Pertuz, y que conoció este diario, la administración le pide a la Corporación Autónoma Regional del Magdalena que cambie el uso del suelo…

No conozco ese documento. Eso lo hizo el Secretario a modo propio pero no me pidió autorización.


¿Desconoce entonces los proyectos de expansión en Santa Marta?

Por el contrario, venimos trabajando en la búsqueda de alternativas para los 174 mil desplazados que han llegado a la ciudad y que han empezado a ocupar las cuencas hídricas y los cerros. Hace más de 10 años, que alrededor de Santa Marta se crearon unos Parques Naturales Distritales, esos parques son un colchón de seguridad ambiental. Sin embargo, han venido siendo invadidos. Para los próximos 50 años Santa Marta tiene que pensar en densificarse y hay que definir donde construye pero no puede ser en las cuencas de los ríos y ni en los Parques Nacionales. En los cerros es muy difícil llevar servicios públicos y vías a los probladores. Hay que tomar decisiones acertadas para que se hagan usos más racionales del suelo. Una propuesta como cambiar el uso del suelo de los parques distritales tendría que pasar primero por el Concejo, por eso no entiendo la petición del Secretario de Planeación.