La espuma cubrió una ciudad en Australia