Belalcázar sigue incomunicado por las avalanchas

Las autoridades y los servicios de asistencia lograron rescatar 371 personas damnificadas por las avalanchas del volcán Nevado del Huila y agravadas por el invierno. Oficialmente se habla de seis muertos y seis desaparecidos, pero podría ser una tragedia de mayores proporciones.

Hasta el domingo se hablaba de tres desaparecidos, pero la Dirección de Prevención y Atención de Desastres aumentó el número de personas a seis, todas ellas pertenecientes al Resguardo de Caloto. Estas personas son Rosalía Vargas, Lorenzo Quisacue, Milsa Mesa, Lisandro Quisacue, Juvenal Quireue y Joel Quireue Pucha.

Entre las personas muertes se cuentan 4 menores de edad, el mayor de ellos de 12 años, y dos adultos.

La Fuerza Aérea Colombiana (FAC) tuvo que suspender los vuelos para llevar ayuda humanitaria por el mal tiempo. "La situación que se está viviendo es caótica, es difícil, estamos en una crisis total, hay una zozobra terrible. Esperamos que el Gobierno tome medidas urgentes porque hoy amanecimos en medio de un caos terrible, creo que se va a tener que hacer una evacuación masiva de inmediato", dijo Diego Arias, uno de los pobladores de Belalcázar.

Luz Amanda Pulido, directora nacional de la DPAE (Dirección de Prevención y Atención de Desastres), manifestó que Belalcázar se quedó sin el servicio de energía eléctrica.

Para ello la DPAE envió el lunes 10 plantas eléctricas, 3 de ellas para el casco urbano de Belalcázar, ubicadas en los centros de ayuda a la comunidad, y las siete restantes llegarán a los resguardos indígenas. De manera prioritaria, buscan que las plantas lleguen a los resguardos de Talaga, La Mesa de Caloto y Tafnu, porque son éstos los que están recibiendo damnificados de los lugares más apartados del Páez.

Pulido coincidió en que la labor de rescate y provisión de ayudas se ha dificultado, ya que seis puentes colapsaron. “Invías ya hizo una visita y va a instalar un puente metálico entre Inzá y Belalcázar en tres o cuatro semanas”, precisó Pulido.

Alrededor de 1.500 niños quedaron sin lugar para estudiar. Por tal razón el Ministerio de Educación está definiendo la cifra de los recursos que destinará para reanudar la temporada escolar el próximo año.

A pesar de que varios campesinos han reportado la pérdida de los cultivos, aún no se tiene el dato exacto de los daños. Según Pulido, “el Ministerio de Agricultura va a brindarles ayuda para que, por medio de tasas de interés cómodas, ellos puedan recuperarse y empezar de nuevo”.

Este domingo en la madrugada, las lluvias causaron nuevas avalanchas en el municipio de Belalcázar, el más afectado por la erupción del volcán Nevado del Huila.

Los dos primeros deslizamientos de lodo se presentaron en la madrugada en el barrio Jardín Bajo, del municipio de Belalcázar, departamento del Cauca, por el represamiento de las aguas de la quebrada El Salado.

Toneladas de lodo con troncos de madera destruyeron las casas de ese sector de la localidad, la más afectada por la erupción del volcán la noche del jueves, que deja hasta el momento 10 indígenas muertos y al menos 8 desaparecidos.

"Hubo una fuerte avalancha de la quebrada El Salado y hay una cantidad de palos encima de las casas, gente damnificada. Necesitamos la ayuda del Gobierno central y que nos saquen de acá, porque esto está muy grave", dijo entre lágrimas un campesino de la zona.

La zozobra se apoderó de los lugareños cuando la Cruz Roja Colombiana advirtió de la llegada de otra avalancha en las próximas horas, mucho más grande que las dos anteriores por las lluvias que se represan en la parte alta del cañón de El Salado.

"Se aproxima una nueva avalancha mucho más grande que las de anoche", dijo un indígena que salió de la zona donde se concentran las aguas de la quebrada.

Los organismos de socorro evalúan la situación e intentan establecer si las primeras avalanchas dejaron nuevas víctimas o damnificados en la zona afectada.

Los alimentos también escasean en esa localidad porque ha sido imposible la entrada por tierra o aire de ayudas para los indígenas que habitan la zona.

Las autoridades no han podido llegar a las partes más altas del volcán, porque el mal tiempo ha impedido que los helicópteros con ayudas se desplacen y las carreteras resultaron destruidas por las fuertes avalanchas que se produjeron en el momento de la erupción.

A medida que los organismos de socorro avanzan a pie por la montaña las cifras de víctimas, heridos y desaparecidos aumentan.

La erupción del volcán Nevado del Huila, la noche del jueves, formó un cráter de aproximadamente 400 metros de diámetro en uno de los picos de esa cumbre del suroeste colombiano.

La quebraba Bellavista, que es tributaria del río Páez, recibió una de las avalanchas que se generaron por la interacción del material caliente expulsado con la capa glacial.