Así proceden los delincuentes que suministran tranquilizantes a sus víctimas