Por segunda vez, centro comercial en Barranquilla tendrá que disculparse por discriminar

Una pareja de hombres gais fue expulsada del Portal del Prado por darse un beso. Pusieron una tutela para reclamar sus derechos y la Corte Constitucional les dio la razón.

El centro comercial Portal del Prado, en Barranquilla, tendrá que disculparse por segunda vez con personas homosexuales por discriminarlas. En similares hechos, tres sujetos de esta población han sido maltratados por los vigilantes del sitio, y la Corte Constitucional vuelve a exigirle que se excuse con las víctimas. (Lea aquí: El caso por el que un centro comercial de Barranquilla tendrá que disculparse con un hombre gay)

El más reciente caso es el de una pareja de hombres gais. Bayron Gutiérrez Pájaro y Rafael Salgado Pinedo fueron abordados el 18 de enero de 2016 por un vigilante del centro comercial por darse un beso. “Nos dijo que esas cosas las podíamos hacer en otra parte”, cuenta Gutiérrez, un joven de 22 años que ha compartido un año y dos meses con su novio.

Los hechos ocurrieron hacia las 8 de la noche y quedaron registrados en un video que el mismo Gutiérrez grabó. El vigilante Armando TresPalacios los amedrentó con buscar un agente de policía si no se iban del lugar. La pareja interpuso una tutela, a través de la organización Caribe Afirmativo, para exigir sus derechos fundamentales a la dignidad humana, libre desarrollo de la personalidad, intimidad, vida privada, igualdad y prohibición de discriminación.

“Durante un tiempo no volvimos al centro comercial porque nos daba cosa que nos recibieran con represalias, pero debido a que encontré un trabajo ahí en las instalaciones del cine tuve que regresar”, cuenta Gutiérrez.

Aun cuando dos jueces le negaron las peticiones a la pareja, la Corte Constitucional al revisar el fallo estableció este miércoles que los hombres tenían la razón y le exigió al centro comercial y a la empresa de seguridad Videlca que les pida disculpas de forma escrita y privada. Las excusas tendrán que presentarse a más tardar en 48 horas.

El alto tribunal le compulsó copias a la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada para que determine si hay motivos para investigar a la empresa Videlca, la misma de la que hacía parte otro vigilante del centro comercial que acusó sin pruebas a un hombre gay de masturbar a otro sujeto en un baño. Lo llamó “puerco”, lo humilló y lo expulsó del sitio. Todo, sin una prueba para demostrar que estaba cometiendo un acto obsceno. Por este hecho, Portal del Prado tuvo que disculparse públicamente con Héctor Barrios Peña.

“Me alegra muchísimo esta decisión porque los jueces de Barranquilla omitieron las pruebas contundentes que había contra el agente del centro comercial, es un mensaje también para justicia local. Este caso ratifica la discriminación que se vive en el lugar”, concluye Gutiérrez, estudiante de psicología y habitante de Soledad, Atlántico.