Club Naval pidió disculpas a “Carmencita”, empleada doméstica a la que discriminó

La directora dijo que la Armada Nacional, a la que pertenece el sitio, se compromete a respetar los derechos fundamentales de todos los ciudadanos.

“La suscrita directora del Centro de Recreación de Oficiales Club Naval Santa Cruz de Castillogrande se permite presentar excusas públicas a la señora Carmen Cecilia Beltrán Pájaro, por los hechos ocurridos el 25 de noviembre de 2016, en nuestras instalaciones. La Armada Nacional le reitera a usted, y a la comunidad en general, su compromiso irrestricto con el respeto a los derechos fundamentales de todos los ciudadanos”. (Lea aquí: ¿Quién es "Carmencita", la empleada doméstica que no se dejó discriminar por el Club Naval?)

Con estas palabras el Club Naval de Cartagena le pidió disculpas este domingo a “Carmencita”, la empleada doméstica que fue expulsada del sitio el año pasado porque, según el reglamento del club al que asisten oficiales de la Armada y sus familias, no se permitía el ingreso de las empleadas, así como tampoco la entrada de mascotas. Una disposición que, de acuerdo al Tribunal Administrativo de Bolívar, igualó a las mujeres dedicadas al servicio con los animales.

La justicia aseguró que Beltrán sí fue discriminada, ordenó que el club debía modificar su reglamento para que no excluyera a las empleadas domésticas y lo obligó a pedir disculpas en la primera página de un periódico local un día domingo, por ser el de mayor circulación. Las excusas en efecto fueron divulgadas hoy en un recuadro ubicado en la portada de El Universal. (Lea aquí: Club Naval debe ofrecer disculpas públicas por caso de discriminación en Cartagena)

“Compré el periódico a las 6a.m. para ver si salían las disculpas, pero no las vi. Horas después me llamó mi jefa y me contó que sí estaban, volví a revisar y observé el recuadro. No la había visto porque es miniatura. No hay derecho de que hagan eso, casi nadie lo ve. No me he sentido muy contenta porque quieren que la gente no la vea”, le dijo Beltrán a este diario desde Arjona (Bolívar), donde vive y disfruta los fines de semana de su descanso.

El tribunal dijo en su sentencia, al estudiar una tutela interpuesta por Carmencita, que la Armada nacional y el Club Naval vulneraron sus derechos fundamentales a la igualdad, no discriminación, y de oficio violencia, trato cruel, degradante, inhumano y dignidad. Y que prohibir el ingreso de las empleadas domésticas carece de todo criterio de razonabilidad.

Temas relacionados