En busca de los desaparecidos

Organismos de socorro investigan el paradero de nueve personas. Hay 103 damnificados y trece casas destruidas.

Según la Unidad de Gestión del Riesgo, 33 familias resultaron afectadas. / Diario del Huila
Según la Unidad de Gestión del Riesgo, 33 familias resultaron afectadas. / Diario del Huila

A las 4:30 de la mañana del sábado, una creciente de la quebrada Chorrera del Mortiño, que corre por las veredas Villa del Prado y Remolinos, en zona rural de Isnos, Huila, arrastró palos, barro y piedras. Unos despertaron con el ruido fuerte que hizo la tierra y salieron corriendo de sus casas; otros iban para el mercado y tuvieron tiempo de percatarse; otros más permanecieron en sus hogares.

Supieron después que seis personas habían muerto, seis resultaron heridas, nueve desaparecieron, 33 familias fueron afectadas, trece casas quedaron destruidas, otras 20 averiadas y un puente vehicular se quebró. Y vieron lo que hoy muestran las fotografías: una capa de barro grueso sobre las calles siempre polvorientas; televisores, mesas de noche y tejas por el suelo, troncos y ramas atravesados en el camino.

Por esta razón, la Alcaldía de Isnos decretó ayer el estado de calamidad, que le permitirá tomar medidas urgentes. Ayer en la mañana los organismos de socorro reiniciaron la búsqueda de los desaparecidos, luego de laborar el sábado hasta que la caída de la noche lo impidió. De acuerdo con la portavoz de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Sandra Calvo, siete grupos de búsqueda y rescate rastrearon ayer palmo a palmo la quebrada hasta el río Magdalena, de la que es tributaria. Mientras tanto, un grupo de voluntarios atendió a los afectados y entregó kits de aseo, cocina, alimentación y colchones.

“En esa zona siempre ha habido riesgo de desbordamiento, pero esta fue la primera vez que la quebrada se salió tanto y se llevó todo lo que encontró”, aseguró el alcalde de Isnos, Juan Carlos Torres, a El Espectador. Tanto él como la directora de emergencia del Huila, Isabel Hernández, dijeron que la comunidad había sido advertida de una posible emergencia.

Cerca de 150 socorristas de la Defensa Civil y la Cruz Roja Colombiana, con el apoyo de la Policía, el Ejército y voluntarios de la población civil, atendieron la emergencia. La Secretaría de Salud inició una jornada de vacunación como parte de su plan de prevención. El Gobierno también anunció ayer la creación de una brigada del Ministerio de Salud para asistir a los afectados.

 

* Con apoyo del corresponsal en Huila.