Publicidad
Nacional 10 Mar 2012 - 10:00 pm

El lunes el presidente realizará un Consejo de Ministros en el departamento

Chocó, reto institucional

Otras amenazas ocurrieron en mayo de 2011, en la subregión del Atrato; en Novita (Chocó), en septiembre de 2011, y en la subregión del Darién chocoano y Urabá antioqueño en enero de 2012.

Por: Redacción Política
  • 2Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/choco-reto-institucional-articulo-331605
    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/choco-reto-institucional-articulo-331605
  • 0
insertar
El gobierno se comprometió a incrementar el pie de fuerza en Chocó para hacerle frente al paro armado, en especial en Quibdó. / El Colombiano

Que en silencio el departamento de Chocó haya estado inmovilizado, atemorizado y con hambre toda una semana, por cuenta de la amenaza de paro armado por parte del frente 57 de las Farc, no dejó muy bien parado al Gobierno en materia de orden público.

Sólo cuando el paro armado, que había pasado de agache, fue expuesto en medios de comunicación, el Gobierno tomó el toro por los cachos y planeó para mañana un Consejo de Ministros en la región encabezado por el propio presidente Juan Manuel Santos, con una visita previa de sus ministros de Defensa e Interior al terreno. Es que no se trata de un momento cualquiera, hay un pulso entre quienes critican que existe un retroceso en seguridad y quienes defienden que es asunto de percepción.

Precisamente frente a los temores de inseguridad, el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, dijo que las recientes amenazas atemorizaron a los habitantes de Chocó porque “en el pasado, frente a hechos parecidos, al retirarse la Fuerza Pública venían represalias”. Así que se comprometió a que las medidas que el Gobierno adoptara en el departamento serán de carácter permanente y que el pueblo tendrá seguridad en el transporte público a todas partes, así como más pie de fuerza y entrada garantizada de combustible.

De otra parte, el gobernador de Chocó, Luis Gilberto Murillo Urrutia, calificó la respuesta del Ejecutivo al paro armado como un reto a la institucionalidad del país. “Es fundamental mantener la sostenibilidad en los asuntos de seguridad, porque hay quienes temen que después de la visita no pase nada y sigamos en las mismas. El país tiene que entender que los paros armados, que a comienzos de año declararon las bandas criminales (bacrim) y hace dos semanas las Farc, son un reto a la institucionalidad y significan un pulso para la seguridad que el Gobierno tiene que ganar”, dijo el gobernador.

Murillo insistió en que siente que el Gobierno los dejó solos y espera que la visita del presidente y los ministros sea determinante para retomar la confianza. Sin embargo, dijo que poco a poco las cosas están volviendo a la normalidad tras la declaratoria de paro armado por parte de las Farc y se van superando las restricciones al transporte fluvial, terrestre y aéreo, confinamiento de la población rural en la región, desabastecimiento alimentario y perturbación en prestación de los servicios de educación y salud.

El representante a la Cámara por Chocó José Bernardo Flórez Asprilla confesó que siente como si la subversión le hubiera ganado al Gobierno Nacional y pidió seguridad, “que la gente vuelva a confiar en el Gobierno, en la Fuerza Pública”.

La opinión del historiador José Mosquera es que la seguridad democrática en Chocó no funcionó o más bien fue todo un fracaso. Además, criticó la tardía reacción del Ejecutivo para desplegar un plan que sofocara el paro.

“Al Gobierno lo cogieron con los calzones abajo en el tema de seguridad en Chocó. Los controles de las fuerzas del orden son muy difíciles, se requiere que el Estado haga más presencia, inversión social y construcción de vías para tener mayor control sobre el territorio”, sugirió el historiador.

Por ahora, entre las medidas para el departamento está una segunda estación policial en el norte de Quibdó, la capital chocoana, un CAI en el barrio Medrano, el envío de 300 hombres de la Policía para combatir la delincuencia, avanzar en la constitución del batallón de selva en Riosucio, concretar los recursos del denominado Plan de Consolidación en el sur del departamento, reforzar los siete puntos que hoy tiene la Armada Nacional sobre el río Atrato, entre otros.

Ante la difícil situación, el llamado del defensor del pueblo, Vólmar Pérez, es a fortalecer las medidas de protección a la población civil frente a las acciones de los grupos armados ilegales, porque en menos de un año se han presentado cuatro amenazas similares. Primera, en el mes de mayo de 2011, en la subregión del Atrato; la segunda se presentó en el municipio de Novita, en el mes de septiembre de 2011; la tercera, en la subregión del Darién chocoano y Urabá antioqueño en el mes de enero de 2012.

El Chocó que vio García Márquez

Lea hoy en nuestra página de internet www.elespectador.com y en nuestra plataforma iPad un especial sobre “El Chocó que Colombia desconoce”, escrito y publicado en El Espectador, en septiembre de 1954, por Gabriel García Márquez.

Se trata de cuatro inolvidables crónicas que el entonces reportero de este diario escribió a raíz de las protestas que las comunidades afrodescendientes hicieron al verse sumidas en el olvido estatal. Esta semana, el tema recobró actualidad por el paro armado que afecta a este departamento colombiano y porque Gabo cumplió 85 años de vida. Han pasado más de 57 años desde que el escritor recorriera las trochas chocoanas y sus denuncias siguen tan vigentes como entonces. Las amenazas son las mismas: corrupción, incomunicación y explotación minera.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • El reclamo de Claudia López a Luis Gabriel Miranda
  • Un restaurante para disfrutar lo mejor del american style
  • Arjen Robben espera regresar contra el Borussia Dortmund

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
  • 'No le preste atención a la gente pobre': Robert Kiyosaki
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio