Publicidad
Nacional 20 Dic 2012 - 12:37 am

El ingreso de turistas extranjeros está aumentando desde 2005

La ciudad del eterno verano

El centro histórico, las playas, la gastronomía y los hoteles convirtieron a Cartagena en el destino favorito de fin de año

Por: Elespectador.com
  • 49Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/ciudad-del-eterno-verano-articulo-393415
    http://tinyurl.com/maq5x9x
  • 0
insertar
El centro histórico, uno de los atractivos de Cartagena. / 123rf

Dicen que aun con brisa el sol en Cartagena no se desvanece y en cambio se impregna en la piel de quienes la visitan para que regresen. En esta época son más los que eligen la ciudad de las murallas como lugar de sus vacaciones o para cerrar el año rodeado de sus hermosos paisajes.

Quienes llegan a Cartagena lo hacen primordialmente por turismo (80%), eventos (8,6%), trabajo (5,2%) y negocios (1,6%). Y cada vez es mayor el número de visitantes extranjeros, especialmente provenientes de Estados Unidos, Argentina, Venezuela y Chile.

Recibir el año en el Corralito de Piedra se ha vuelto una tradición. Incluso, quienes quieren pasar su estadía entre el 23 de diciembre y el 1° de enero saben que deben comprar sus tiquetes aéreos con anterioridad y reservar el hospedaje, que es famoso por combinar lo colonial con lo moderno.

Una vez allí la ciudad abre sus puertas para que cualquiera la recorra y dé un paseo por la Plaza Los Coches, donde obligatoriamente hay que probar las cocadas y las alegrías. De hecho, una de las rutas imperdibles  es recorrer cada una de las plazas y parques como la Plaza de la Aduana, la de San Pedro Claver, la de la Paz y la de Trinidad.

En la Plaza de Santo Domingo algunos afortunados degustan su cena de San Silvestre y los novatos no dejan de tocar a Gertrudis, la escultura del artista Fernando Botero, para asegurar las largas relaciones amorosas, mientras la música retumba, varios bailan sin pudor y los fuegos artificiales apenas empiezan a alumbrar la noche.

No se prive de  caminar por la Ciudad Vieja y admirar los faroles coloniales que iluminan los numerosos balcones de colores. Si quiere algo con más movimiento, visite los casinos, las discotecas y los bares del centro, la calle del Arsenal y Bocagrande.

Por su puerto, Cartagena ofrece una variedad de mariscos, en la que los cangrejos, camarones, pargos, bocachicos y calamares se usan en los más exóticos platos. Para probar lo más tradicional de sus fogones, visite La Cocina de Pepina, un restaurante ubicado en el barrio Getsemaní y, por supuesto, pida  mote de queso.

Aunque la playa de Bocagrande es una de las preferidas, también es una de las más congestionadas por su cercanía a los hoteles. Existen otras opciones para aquellos que quieren evitar el tumulto y desean conocer otros paraísos cercanos a los que se puede acceder en lancha.

Las Islas del Rosario, Barú y Tierrabomba, son ideales para tiempos más calmados. Allí se puede nadar en hermosas playas cristalinas, practicar deportes acuáticos como el buceo y el snorkeling, y dejarse cautivar por  los arrecifes coralinos, manglares y variedad de especies.

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 2
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio