Las ciudades del mañana

El Espectador habló con esta prominente investigadora e intelectual durante la realización del durante el VII Foro Urbano Mundial en Medellín en el pasado mes de abril.

(*) Consideramos importante incluir esta entrevista con Sassen en esta infografía, debido a la agudeza de sus respuestas.

Saskia Sassen es profesora en la Columbia University, con sede en Nueva York, Estados Unidos. Fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias en Ciencias Sociales y ha dedicado toda su trayectoria académica al estudio de las ciudades y de la globalización.

Autora de una gran variedad de libros, entre ellos los más populares: “Territorio, autoridad y derechos, de los ensamblajes medievales a los ensamblajes globales”, “La ciudad global”, “Una sociología de la globalización”, entre otros. Todos han sido traducidos al español en su gran mayoría por la editorial Katz. Su último trabajo, titulado “Expulsions Brutality and Complexity in the Global Economy, publicado por la Universidad de Harvard, examina las implicaciones de la minería sin control, la contaminación del agua, del medio ambiente y de la biosfera, a partir de un modelo económico imperante.

El Espectador habló con ella durante el VII Foro Urbano Mundial, que se lleva a cabo en la ciudad de Medellín, donde será una de los conferencistas principales.

¿Cuál es la solución para acabar con los problemas de movilidad a los que se están enfrentando diversas ciudades latinoamericanas en crecimiento?

Generar espacios urbanos organizados en múltiples nodos activos, como miniciudades, donde se eviten los grandes desplazamientos de los habitantes por la ciudad, brindándoles la posibilidad de que sus trabajos estén más cercanos y se suplan sus necesidades de consumo con pequeñas fábricas, talleres, librerías públicas, etc. Otra forma para enfrentar estos embotellamientos a corto plazo es maximizar el uso de la bicicleta y ampliar los corredores para caminar.

¿Qué papel pueden cumplir los gobiernos locales en la redistribución de la riqueza y la justicia espacial en las ciudades?

Puede cumplir un rol clave, pero especialmente si colaboran con organizaciones de los habitantes de la ciudad. Al final hay que movilizar a la ciudadanía, los aportes para la solución de los problemas no pueden venir únicamente de los expertos que están en o fuera del Gobierno. Cada vecindario debería ser un punto focal en este proceso. La apropiación de la ciudad por parte de sus habitantes es la que tratamos de desarrollar a través de diversos proyectos en los que conjuntamente trabajamos con la ONU-Hábitat, entre ellos el gran proyecto “The New Charter of Athens”, de Joan Clos.

¿Piensa que la agricultura urbana podría ser una forma viable para suplir las necesidades alimentarias de los diferentes habitantes de las ciudades del mañana?

Estamos empezando, pero hay tanto interés y tanta necesidad que este es apenas el inicio, no podemos ni imaginarnos cuán impresionante podría ser este desarrollo.

¿Es importante la existencia de un agro próspero y fuerte para tener ciudades democráticas?

Por supuesto que sí. Necesitamos generar conexiones sistemáticas con amplios espacios para todos los actores de la ciudad y por fuera de ella. Necesitamos generar espacios operacionales que nos permitan una mayor interacción entre lo rural y lo urbano, el campo y la ciudad.

Entonces propone eliminar la mirada despectiva sobre el campo y entender que la ciudad tiene una relación orgánica con el campo…

Teniendo en cuenta el congreso de Urbanismo en Medellín y la situación de los campesinos colombianos, pregunto: ¿hacia dónde van cuando son expulsados de sus tierras? A las ciudades. Es aquí en la presente coyuntura donde el concepto de “urbanización” contiene en sí misma su dimensión rural, es decir, que parte de la urbanización y la aparición de poblaciones es el resultado de expulsiones de campesinos y pequeños emprendedores rurales de su espacio de vida. Esta presencia de la dimensión rural en la urbana se mantiene en la penumbra debido a algunos discursos que tratan de ocultarle al momento de conceptualizar el mundo urbano. Y es precisamente allí donde centro mi investigación y teorización, en lugares donde las grandes teorías han dejado de indagar.

El campesinado está desapareciendo en todo el mundo. ¿Qué consecuencias sufrirán las ciudades si se reducen al máximo los campesinos?

Un aspecto importante en la compra de tierras es que conlleva una expulsión masiva de industrias rurales, pequeñas economías de pueblo y, por supuesto, las historias que han dado significado a las vidas de esos campesinos. ¿Qué pasa cuando China compra 2,8 millones de hectáreas en Zambia para establecer una plantación de palma para biocombustibles? Y esto es simplemente uno de los 15 gobiernos que han comprado muchas tierras allí en los últimos 7 años. Hay una evicción o expulsión también de fauna y flora, de pueblos enteros y de economías rurales, donde el territorio nacional (capacidad compleja) pasa a una condición elemental donde la tierra pasa a la venta.

 

 @StevenavCardona