Publicidad
Nacional 8 Ene 2013 - 8:44 pm

La empresa atiende a cerca de tres millones de colombianos

Clínicas y hospitales cuestionan propuesta de pago de Coomeva

La EPS tiene tres propuestas para saldar las cuentas con los centros de salud, que rondan los $276.000 millones. Pagar con acciones, la principal y la más controvertida.

Por: Carolina Gutiérrez Torres
  • 128Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/clinicas-y-hospitales-cuestionan-propuesta-de-pago-de-c-articulo-395619
    http://tinyurl.com/ajgx8ty
  • 0
insertar
Coomeva plantea la posibilidad de capitalizar facturación futura, lo que se traduce en que las futuras deudas serían pagadas también con acciones. / Archivo

Coomeva está dispuesta a pagar las deudas que tiene con los centros de salud (cifra que según la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas – ACHC– rondaba los $276.000 millones para junio del año pasado). Al menos así se lo ha hecho saber la EPS a estas instituciones a través de una carta en la que los cita a una reunión este miércoles 9 de enero para llegar a un acuerdo. Sin embargo la ACHC ve con desconfianza ese ofrecimiento por dos razones principales: por un lado, porque esas cuentas se quieren saldar con acciones de la EPS que a principios de 2012 se declaró en “grave situación de iliquidez” y, por el otro, porque una de las propuestas apunta a que la facturación futura se salde también bajo el mismo modelo (a través de acciones), lo que en otras palabras apuntaría a que no volverían a girarse dineros.

Esta historia empieza el 20 de diciembre pasado, día en que Coomeva realizó una asamblea extraordinaria de accionistas con el objetivo de analizar la actual situación del sistema de salud y el impacto en la compañía, según reza en un comunicado enviado a uno de los hospitales que atienden a sus usuarios. La carta continúa diciendo que en esta reunión se estudiaron alternativas de “continuidad empresarial, que permitan mantener el acceso de sus casi tres millones de usuarios a servicios de salud y las relaciones contractuales que se tienen con los actuales prestadores”.

Finalmente se plantearon tres alternativas para lograr esos dos objetivos. Propuestas que fueron fuertemente criticadas por los hospitales y clínicas pero que Carlos Armando González, gerente general de la compañía, defiende a ultranza: “el menor impacto para los usuarios, accionistas y el país, es generar unas alternativas que le permitan darle sostenibilidad a la empresa”.

La primera de ellas apunta a la creación de un patrimonio autónomo para pagar esas deudas, un patrimonio que se alimentaría del dinero que el Gobierno le pague a Coomeva por cuenta de los servicios y medicamentos No Pos, y por la plata que resulte de las demandas que la EPS gane por el mismo tema.

Aquí va el primer interrogante de la Asociación, que le fue expuesto al ministro de Salud Alejandro Gaviria a través de una carta enviada el 4 de enero. Las clínicas y hospitales dicen que los fondos con los que se alimentaría ese patrimonio autónomo son “inciertos”, ya que hay una gran diferencia entre el Ministerio y las EPS sobre las cuentas por pagar: mientras Gaviria asegura que el Gobierno les debe a las EPS entre $400.000 y $700.000 millones por los servicios No Pos, estas entidades calculan que esa cifra está entre $1,5 y $2 billones. Carlos Armando González argumenta que esta alternativa va a permitir “desligar la deuda que se tiene con los prestadores del riesgo que pueda tener la EPS en su continuidad, eso lo logramos constituyendo un patrimonio autónomo”.

La segunda propuesta de Coomeva es el pago de las deudas mediante acciones de la empresa. Ante esta opción la ACHC le dijo en la carta al ministro: “también genera interrogantes, pues recordemos que esa EPS durante el año 2012 afirmó públicamente (…) la imposibilidad de pagar sus deudas a las instituciones hospitalarias. Debe recordarse que esta EPS fue objeto de la medida cautelar de Vigilancia Especial por parte de la Superintendencia de Salud hasta el pasado 19 de diciembre. Dificultades como estas por supuesto tienen impacto en la valoración de las acciones de cualquier compañía”.

Sobre este punto un abogado cercano a la Superintendencia de Salud explicó que la situación actual de la empresa es sólida, luego de que realizará una recapitalización que precisamente llevó a que esta entidad levantara la medida de vigilancia especial en diciembre (además acaba de ser catalogada por el Ministerio de Salud y Protección Social como una de las cinco mejores entidades del régimen contributivo).

Sin embargo, el abogado asegura que podría ser una medida “peligrosa” si se tiene en cuenta el régimen de inhabilidades e incompatibilidades que plantea esta propuesta, pues se empezaría a hablar de una integración vertical (término que se refiere a un negocio cuyo dueño es propietario de los componentes de su cadena productiva), que ha sido tan criticada por voces de expertos como el médico Roberto Esguerra Gutiérrez, quien en una columna en El Espectador aseguró que este modelo: “ha sido motivado únicamente por el deseo de maximizar los resultados económicos y por lo tanto constituye la mejor demostración de que el ánimo de lucro mueve la despiadada comercialización de la salud, que ha desvirtuado la razón de ser del sistema”.

Por último, Coomeva plantea la posibilidad de capitalizar facturación futura, lo que se traduce en que las futuras deudas serían pagadas también con acciones. Frente a esto, el abogado experto en salud dice que “para solucionar un pequeño problema sería una buena fuente, pero que se convierta en una modalidad hacia futuro sería ilógico. Los prestadores necesitan dinero líquido para sobrevivir. Además, cabe la pregunta ¿para qué convertirse en accionista de una EPS si lo más seguro es que el número de acciones no me permita tener peso para tomar decisiones?”. La Asociación también rechaza esta opción.

González, gerente general de Coomeva, dice que estas dos últimas alternativas buscan “fortalecer el patrimonio de la empresa”. En el caso de las cuentas a futuro dice que es un modelo que se debe “aterrizar” pero que podría funcionar así: “un máximo de un 5% de la facturación mensual en vez de ser con efectivo sería pagado con acciones, un hecho que haría que a 18 meses, que es el plazo en el que se puede hacer una emisión, la IPS (hospital o clínica) tenga una participación importante dentro de EPS”.

La reunión de este miércoles será definitiva. Las clínicas y hospitales expondrán sus temores y la EPS tomará una decisión sobre cómo saldar sus deudas. La intención está pero la Asociación de Clínicas y Hospitales insiste en que los mecanismos son muy cuestionables.

 

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 13
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Uribe presentó sus pruebas contra Iván Cepeda

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio