Colombia, el país de los sismos

“Es un proceso normal. Colombia está ubicada en la zona de formación de la cordillera de los Andes”, aseguró Thomas Cramer.

Con sismógrafos como éste se determina la intensidad de los sismos. / EFE

Los dos sismos que sacudieron este jueves al occidente de Colombia (de 4,4 y 5,1 grados en la escala de Richter) y que tuvieron como epicentro los municipios de Toribío y Páez, en el Cauca, prendieron las alarmas de los habitantes de esta región, que los expertos ya han declarado como una de las más vulnerables del país frente a estos fenómenos naturales.

Además, recuerdan los académicos ante estos eventos, Colombia presenta en sí una vulnerabilidad mayor que sus vecinos. La razón: es el único país del continente ubicado sobre cuatro placas tectónicas: la de Nazca, la de Cocos, la del Caribe y la continental. Además, alberga una de las tres zonas de mayor sismicidad en el mundo: la Mesa de los Santos, en Santander. Las otros dos están en Afganistán y Siberia.

“Es un proceso normal. Colombia está ubicada en la zona de formación de la cordillera de los Andes”, aseguró Thomas Cramer, profesor asociado del Departamento de Geociencias de la Universidad Nacional, quien además explicó que los sismos son la respuesta a un movimiento de dos placas oceánicas en sentidos opuestos que liberan una enorme carga de energía.

Según Cramer son muy frecuentes los sismos en estas tierras, pero muy pocos los que se pueden percibir. Incluso, diversos estudios han señalado que al año pueden presentarse unos 100.000 temblores en el mundo, pero de ellos sólo unos 6.000 alcanzan a ser detectados por los instrumentos de medición.

Ómar Agudelo, del Centro de Estudios para la Prevención de Desastres de la Universidad Nacional, advirtió en Unimedios desde 2010 que los países andinos y costeros se exponen más a este riesgo por las fallas geológicas que actúan en ellos. Detalló, además, que las fallas son una especie de ruptura que la Tierra sufrió en el pasado, por donde se libera la energía que produce el movimiento constante de las placas (fragmentos de tierra o divisiones de la corteza).

Temas relacionados