Colombia sigue usando gasolina de mala calidad

La normatividad vigente para carros livianos en Colombia fue abandonada por Europa hace 15 años.

: El Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Gabriel Vallejo López

 El Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Gabriel Vallejo López aprovechó el Día sin Carro para recorrer las calles de Bogotá en un vehículo eléctrico y celebrar, junto a otros funcionarios, que el pasado primero de enero de 2015 entró en vigencia la norma que exige la incorporación de vehículos con motores Diésel con estándares de Emisión “Euro IV o superior”.

Esa norma, que nació a pesar de un intenso lobby político en contra, sin duda es un avance ambiental en el país. A partir de ahora los buses y camiones que entren en circulación tendrán que funcionar con estos motores para aprovechar el diésel de mejor calidad que se vende en el país.

Antes de 2010 en Colombia se vendía un diésel con más de 500 ppm (partes por millón) de azufre y los motores eran Euro II. Ahora el diésel contiene 50 ppm. Para tener una idea del rango en que se mueve Colombia hay que pensar que en Europa es de 10 ppm pero en Venezuela de 4.500 ppm.

Pero esa es apenas una parte de la historia. Hay otra parte de la que poco se habla y es la normatividad para los vehículos livianos. Como lo señala Paula Rodríguez, ingeniera ambiental y experta en calidad de aire, en el caso de los carros particulares, “nuestras normas ambientales y de seguridad son viejas”. Mientras en Europa existe la norma Euro 6 para estos vehículos, en Colombia todavía opera la norma Euro 2, abandonada por los europeos hace 15 años.

Para citar sólo dos ejemplos, cualquiera que compre un automóvil en Europa hoy, recibirá un vehículo con seis airbags, frenos abs y una eficiencia energética muy estricta. Si compra un carro en un concesionario colombiano, se lo entregarán sin airbags y con eficiencias energéticas mucho más bajas que las europeas.

Germán Prieto, director del programa de gestión del transporte en la Universidad Jorge Tadeo, cree que el país ha hecho un gran esfuerzo por mejorar el combustible, ha mejorado los sistemas de transporte público pero sigue rezagado en normatividad frente a vehículos particulares y motos.

“Uno no entiende por qué en vehículos particulares no se han endurecido las restricciones ambientales y de seguridad vial”, se pregunta Prieto. También cree que es tiempo de aclarar la normatividad sobre ciclomotores pues hoy circulan una amplia gama de motos con cara de bicicleta y bicicletas con motor de gasolina de dos tiempos, entre otros.

En lo que si parece que vamos adelante, como lo señaló hoy el ex alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, es en demostrar que una ciudad con más de 8 millones de habitantes puede llegar a funcionar sin carros particulares. Pero ese es otro debate.

Temas relacionados