Cómo comprar pescado en Semana Santa

Olor, color y textura son las características principales para tener en cuenta al momento de elegir.

La Semana Santa es tal vez el periodo del año en el que más pescado se come. Es un plato infaltable para los creyentes en estos días de vigilia, pero es importante que sepa cómo elegir adecuadamente pescados y mariscos para evitar cualquier dificultad gástrica que arruine estos días de recogimiento y descanso.

Olor, color y textura son las características principales para tener en cuenta al momento de elegir, así como las condiciones del establecimiento en las que se realiza su venta. Compre siempre en lugares adecuados especialmente para mantener estos alimentos, ya que por la delicadeza de los mismos, cualquier variación o error en el mantenimiento de estos refrigerados o congelados, puede traer consecuencias para la salud del consumidor final.

Para identificar un pescado fresco, deben analizar los ojos, pues no pueden ser vidriosos ni grisáseos, las escamas deben estar perfectamente adheridas, y sus bránqueas casi cerradas; el olor no puede ser muy fuerte, y su color debe atraernos para así identificar la frescura de este apetecido producto para esta época del año.

Adicionalmente, el tacto es un sentido que ayuda a la hora de decidir, pues si el pescado se siente arenoso, muy blando o con una textura babosa, debe ser descartado de inmediato, pues estaría llegando a una etapa de putrefacción.

La cadena de frío es muy importante, ya que ayuda a mantener en óptimas condiciones los productos, considerando la ubicación del lugar de destino.

Por su parte, los mariscos crudos se ven grises, pero no opacos, y precocidos se ven de un tono rosa. En su aroma no puede percibirse olor alguno a amoníaco y deben permanecer a una temperatura mínima de 0 a 4 grados, en refrigeración, pero hablando de congelación, la cadena de frío debe permanecer a -18º para preservar su frescura y garantizar su calidad.

Es destacable que para el proceso de cocción, los productos deben pasar de descongelación a refrigeración 24 horas antes, y deben ser lavados adecuadamente para su preparación.

Síntomas de intoxicación alimentaria provocada por el pescado

Los primeros síntomas de intoxicación por ciguatera incluyen retortijones abdominales, náuseas, vómitos y diarrea. Se desarrollan, por lo general, de 20 a 30 minutos después de comer el pescado afectado.

Luego, los síntomas pueden convertirse en dolor de cabeza, dolores musculares y picazón, entumecimiento u hormigueo en la piel. Es posible que note un cambio en la capacidad de sentir las temperaturas calientes o frías y pueden incluir rubor (ponerse colorado) en la cara.

Sin embargo, dependiendo de la intensidad de estos síntomas, es prudente que suspenda la alimentación por seis horas y procure hidratarse únicamente con agua hervida, suero o aguas de hierbas, mientras se dirige a un centro de atención médica.

Temas relacionados