Deportista extremo fue héroe en Jericó