Duros reclamos de alcaldes al gobierno Santos

Aunque el ministro del Interior, Fernando Carrillo, dice que están comprometidos con la descentralización, los alcaldes del país insisten en que siguen siendo mirados con desconfianza.

El ministro del Interior, Fernando Carrillo. / Archivo
El ministro del Interior, Fernando Carrillo. / Archivo

El ministro del Interior, Fernando Carrillo, negó que el Gobierno esté acabando con la descentralización y dijo que no le teme al debate planteado por los alcaldes del país en el marco del Congreso Nacional de Municipios que se lleva a cabo en Cartagena, en el cual se propuso una contrarreforma al nuevo Sistema General de Regalías y se ha señalado al Ejecutivo de estar centralizando al país.

“Somos aliados, no rivales. Hay muchos francotiradores contra la descentralización, entre ellos la desinformación, y el Gobierno Nacional reconoce el malestar de un grupo de alcaldes con lo de las regalías. Pero esa ley no es perfecta y tampoco está escrita en piedra. Hay cosas para evaluar y examinar, confrontando la realidad a nivel local, y así determinar cuáles son los cuellos de botella y destrabar los procesos”, manifestó el funcionario.

Según el mininterior, el Gobierno sabe que hoy no es nada fácil ser mandatario local por una red de normas que los han llenado de temor y que hacen que los organismos de control estén encima vigilantes, pero también amenazantes. “El compromiso del gobierno Santos es con la profundización de la descentralización. El debate debe ser respetuoso, propositivo y sincero. Y es cierto, falta mucha pedagogía frente a las entidades de control”, agregó.

Palabras conciliadoras que no fueron suficientes para calmar el ambiente caldeado que persiste entre la mayoría de alcaldes del país por lo que califican es la centralización del Estado. “Esa descentralización está sólo en el papel y lo que existe es una desconfianza total del Gobierno para con los alcaldes”, dijo el alcalde de Belén de Umbría (Risaralda), Jaime Grajales, quien afirmó que cuando los citan en Bogotá para presentar proyectos es para perder el tiempo y que pareciera que hay que tener “padrinos” si se quiere su aprobación.

Por su parte, Armando Mina, alcalde de Padilla (Cauca), se preguntó quién le habla al oído al presidente Santos, porque, en su concepto, está muy mal asesorado e informado: “Uno lleva un proyecto a Planeación, le hacen todas las revisiones técnicas habidas y por haber. Después de eso nos hacen llevarlo al Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade), donde vuelven a hacerle las mismas revisiones. Así llevamos 15 meses y no hemos podido sacar adelante una sola iniciativa”.

Incluso, el burgomaestre se atrevió a plantear una posible alianza entre los bancos y algunas entidades del Estado para no entregar la plata: “Parece que hubiera un pacto macabro para ponerle toda clase de trabas a los alcaldes. Por ejemplo, no es posible que manden a mi municipio una interventoría de la Sociedad Cundinamarquesa de Ingenieros. Por la condición de orden público en mi región, no van, no dan los informes y no hacen los desembolsos. Dígale al presidente que no desconfíe de los alcaldes”, agregó Mina.

Aurora Rodríguez, de Villarrica (Tolima) fue mucho más directa y se metió en terrenos más espinosos, el de la continuidad en el poder de Santos, con advertencia de por medio: “Señor ministro Fernando Carrillo, dígale al presidente Juan Manuel Santos que nosotros también somos Colombia, que no nos deje olvidados porque nosotros, los alcaldes de Colombia, somos los que lo podemos llevar a la reelección o hacérsela perder”.

Postura que fue reforzada con el duro pronunciamiento de Jorge Iván Duque, mandatario de Mapiripán (Meta), quien aseguró que en este Congreso Nacional de Municipios de Cartagena ha quedado evidenciada la ruptura de los alcaldes con el Gobierno Nacional. “Los alcaldes estamos siendo víctimas de todo el complejo panorama jurídico que se han inventado los cacaos y los magos desde Bogotá”. Y cerró haciendo referencia también a un segundo mandato del jefe de Estado: “Si yo fuera el presidente Santos, en vísperas de una reelección, estaría considerando las solicitudes y los reclamos de la primera fuerza del país que somos los mandatarios locales en favor de la descentralización la autonomía y el respeto”.

Una serie de reclamos que se prolongaron por cerca de dos horas y que hicieron ver que, contrario a lo que dijo el ministro del Interior, desde los gobiernos locales se sigue viendo al Gobierno Nacional como un rival y como un obstáculo, que no interpreta la realidad de los municipios colombianos. Al final, Carrillo volvió a su discurso conciliador, tratando de bajarle el tono al debate. “Siempre este diálogo es útil y constructivo y marca las pautas para seguir adelante. La ruptura no puede ser el punto de partida para dialogar. Tenemos absoluta disposición para sentarnos a hablar cuantas veces sea necesario”, les manifestó a los molestos alcaldes.

Mañana está prevista la presencia del presidente Juan Manuel Santos en la clausura del evento, donde seguramente escuchará de viva voz de los mandatarios locales los múltiples reclamos. “Ojalá venga”, dijo en voz baja uno de los alcaldes.