Con Ecoparque Cerro del Santísimo, Santander se proyecta como destino turístico mundial

El megaproyecto desarrollado con talento 100% santandereano tuvo un costo de 55.000 millones de pesos.

La Gobernación de Santander decidió apostarle a la construcción del Ecoparque Cerro del Santísimo en el municipio de Floridablanca para convertirse en uno de los destinos turísticos de talla mundial y contribuir al mejoramiento de la economía tanto de la región como del país. Santander espera recibir 4 millones de turistas al año.

El mayor atractivo del Ecoparque Cerro del Santísimo, ubicado donde hace años funcionó la cervecería Clausen, es el “Cerro del Santísimo”, una escultura de casi 40 metros de altura con una torre en sus espalda para dos ascensores panorámicos, construidos por la empresa Mitsubishi, que brindará a los visitantes la oportunidad de subir hasta la cabeza del Cristo y tener una vista de 360 grados del área metropolitana de Bucaramanga.

Para llegar al Cerro del Santísimo, los turistas deben dirigirse a la vereda Helechales y detenerse en la hacienda La Esperanza, donde también funcionó la primera hidroeléctrica del país. Podrán disfrutar de una buena comida en el restaurante Puerta del Sol, o si lo que desean es descansar puede hacer uso del hotel que estará ubicado en esta hacienda y que ofrecerá 30 habitaciones y locales comerciales (aún no está terminado).

Y si solo estará de paso por el municipio, podrá acercarse a la taquilla y adquirir la entrada por un precio de 20.000 pesos. Luego podrá descender y llegar a la estación del teleférico, uno de los más modernos de Latinoamérica, y que en menos de cinco minutos lo llevará hasta el Cerro del Santísimo. Cuenta con 24 vagones cada uno para ocho personas.

Allí los turistas se encontrarán con uno de los monumentos más altos de Latinoamérica, el “Santísimo" una figura que se asemeja al Corcovado de Brasil, y que en su base tiene una fuente de agua, que en las noches tendrá efectos de luces.

El escultor Juan José Cobos, de origen santandereano, es el creador de este monumento que pesa aproximadamente 40 toneladas, mide 38 metros de altura y 10.5 metros de ancho y que tardó año y medio en ser construido. Está hecho con polímero insaturado, material con el que se hacen aviones y yates.

Aunque es similar al Cristo Redentor de Brasil este tiene una pose distinta, su mano apunta hacia arriba como símbolo de eternidad y contará con un mirador para que los visitantes disfruten mejor de la escultura. “Es casi a prueba de balas”, asegura el arquitecto Cobos, resaltando que este monumento ya soportó el fuerte temblor de marzo y le han caído dos rayos.

“No queremos vender un proyecto religioso, esto es una réplica del Corcovado, una figura que se volvió una insignia o referente de un país. Esto es algo similar pero tiene mayor urbanismo y modernidad”, señaló el gobernador de Santander, Richard Aguilar.

En este lugar, las personas podrán además disfrutar de un restaurante, cultivos y de un mercado campesino, donde encontrarán dulces y obleas, la especialidad de este municipio. “Se reducen los índices de pobreza, los campesinos producen y podrán vender su mermelada y dulces a los turistas”, dijo Aguilar.

La administración y mantenimiento del Ecoparque estará a cargo de la Corporación Panachi, los mismos administradores del Parque Nacional del Chicamocha.

Este sábado 20 de junio será la inauguración del Ecoparque Cerro del Santísimo y estará abierto al público desde el próximo 27 de junio.