“El Acuerdo de Paz significa democracia y un mejor desarrollo para el país”: sociólogo francés

Michel Wieviorka, experto en el análisis de la violencia terrorista y el racismo está en Colombia participando de las actividades organizadas por el programa binacional conocido como el año Colombia - Francia.

Michel Wieviorka es uno de los más importantes analistas del terrorismo en las sociedades contemporáneas. /Juan Jarama-El Espectador

Al final de los años sesenta y setenta, en Francia había un gran interés por dar cuenta de la realidad Latinoamericana y uno de los mayores investigadores de las ciencias sociales en el mundo, Alain Touraine reclutaba jóvenes investigadores que estuvieran dispuestos a enfrentarse a la intensidad de los procesos históricos y políticos que se experimentaban en la región. Michel Wieviorka ingresó al grupo junto a Daniel Pécaut con quien comenzó un provechoso diálogo, así como constantes visitas al país que le dieron un gran conocimiento de Colombia, viajando por primera vez para asistir a una conferencia del grupo de académicos que fue bautizado como los ‘violentólogos’. Luego de que Eduardo Pizarro finalizara su intervención, fue invitado para que visitara el campamento en que el M-19 dejaba las armas en Santo Domingo, Cauca, lo que le sirvió a Wieviorka para comprender las dinámicas del conflicto armado en Colombia. Desde aquella época hasta hoy, Wieviorka ha construido un intenso diálogo con la realidad del país. El sociólogo francés es reconocido por sus estudios sobre el terrorismo, y el antisemitismo. Esta semana le fue otorgado el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Caldas, por su trabajo para fortalecer los lazos entre Colombia y el país galo.

¿Por qué son importantes las ciencias sociales en la actualidad?

Estamos en un momento en que hay muchas dudas sobre el cómo se construye el conocimiento y se desconfía de la razón cuestionado los valores universales. Algunas personas creen que, frente al terrorismo, explicar es un poco justificar. Y se debe actuar, antes que explicar. Desde mi punto de vista, necesitamos conocimientos para desarrollar las políticas públicas. Así mismo, es muy útil el conocimiento de la historia para comprender el presente. También es importante conocer las diversas experiencias que han resultado exitosas a la violencia. Las ciencias sociales tienen muchas herramientas que aportar a la comprensión de la realidad contemporánea.

Colombia ha sido un país en el que los investigadores franceses han concentrado su atención. ¿a qué se debe esta realidad?

Colombia ha resultado muy interesante en muchas realidades, desde su proceso de construcción de nación hasta la realidad política contemporánea. Algunos de los investigadores franceses se han interesado por estudiar los procesos de intensa violencia y los caminos para encontrar la salida a la misma.

¿Qué piensa del Acuerdo de Paz alcanzado entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc?

El Acuerdo de Paz tal vez no es perfecto, pero es una apuesta por renacer. El Acuerdo significa democracia y un mejor desarrollo para el país. Hay que apoyar el proceso de paz, es la mejor manera de construir un futuro mejor. El futuro debe ser mejor que el presente. El Acuerdo de Paz es un mensaje para un mundo que se incendia.

Han quedado un pequeño rezago de disidentes de las Farc que se declararon en rebelión y siguen en las selvas combatiendo. ¿Qué se puede esperar de dicho panorama?

Lo que he podido observar en mis investigaciones en los casos de violencia extrema es que cuando se desmoviliza un gran grupo armado ilegal, las facciones que quedan en disidencia son menos educados y más radicalizados, lo que los hace más peligrosos, más violentos, menos analistas, lo que hace que lidiar con las disidencias que no se acogen a los procesos de paz sea algo complejo. 

En el país existieron muchos procesos de paz fallidos, ¿por qué es tan difícil lograr la paz?

Lograr la paz es difícil porque hay quienes se benefician  de la violencia, para quien la violencia les permite tener un poder sobre el territorio, un poder simbólico, un poder político. Se puede entremezclar al mismo tiempo la política y el narcotráfico lo que entorpece las dinámicas legales. Otro hecho que hace aún más complicado salir de la violencia y lograr la paz es la indiferencia de las personas que se encuentran en las grandes capitales o zonas en las cuales el conflicto no tiene la misma intensidad que en las zonas rurales y afectadas.  

Luego de la desmovilización total de las Farc y el proceso de paz con el Eln algunos han sugerido reducir el número de efectivos en la Policía Nacional y las Fuerzas Militares. ¿Qué opina?

Con el aumento del terrorismo, en el mundo occidental, existe una opinión favorable para aumentar el pie de fuerza con que cuenta el Estado. Por supuesto, es necesario, pero al mismo tiempo este aumento debe implementarse sin que el poder judicial sea excluido. Es decir, no hay peligro para la sociedad civil en que el número de efectivos de las Fuerzas Militares aumente, sino cuando la justicia y los derechos son anulados para su accionar. Cuando te arrestan sin judicialización. El aumento de la Fuerza Pública, pero sin el sacrificio de las libertades individuales.

[email protected]