El Carmen, el barrio de Mocoa que se salvó gracias a un bosque nativo

La reserva de árboles que rodea el sector impidió que la avalancha arrasara con las casas. El lodo fue detenido, en gran parte, por la conservación del ecosistema.

Ministerio de Ambiente.

Los habitantes del barrio El Carmen, de Mocoa, fueron protegidos por un bosque nativo de la avalancha de lodo y piedras que acaeció la noche del viernes 31 de marzo. Las mayoría de las casas no se vieron afectadas, en este sector gracias a la reserva de árboles fijados al comienzo de sus cuadras. Sin embargo algunos habitantes le contaron a El Espectador que algunas personas de esa zona sí fallecieron, pero la cifra no es exacta. (Lea: Los días en el hospital y el cementerio de Mocoa) 

Tras la visita aérea, el jefe de esta cartera anunció una estrategia para la recuperación ambiental de la cuenca alta y media del río Putumayo. Allí, las autoridades pretenden restaurar y reforestar la zona, al igual que con el proyecto Bosques de la Paz y Vida del Río Sancoyaco y del río Mulato, donde se dispondrán 4.000 hectáreas en la zona rural de la región. “Hay que tener los ecosistemas en buen estado para poder recuperarlos”, comentó Murillo en la mesa técnica que tuvo lugar hoy en Mocoa, donde se habló de los puntos críticos y los nuevos lugares de riesgo identificados.

Un residente de barrio El Carmen, por su parte, explicó que su supervivencia y la de sus vecinos se debió a la conservación de la reserva, liderada por la comunidad. Ellos cuidan de los árboles, protegen la quebrada, la limpian y se han negado a vender lotes para vivienda en ese perímetro. Así le aseguró Grasse Vargas al diario El Colombiano, quien agregó que otra de las razones para salvarse con su familia fue la cancha, pues esta estructura impidió la entrada de palos y piedras entre las cuadras del lugar.

Hasta el momento, la capital de Putumayo ha perdido a 286 habitantes. En el lugar, mientras el Ideam aún sostiene que persisten las alarmas sobre crecientes súbitas de río y deslizamiento, las autoridades detallan sus planes para el beneficio de la población. Entre ellos está la canalización y los trabajos hidráulicos con el fin de reencausar las aguas en caso de lluvias. Esta acción la llevará a cabo el Ministerio de transporte.

Lo último ayudará a “ubicar un nuevo canal que permita evacuar de manera eficiente la cantidad de lodo, piedra y material vegetal que se depositó”, explicó Luis Alexander Mejía Bustos, director de Corpoamazonía. Además, el funcionario describió la situación actual como la sumatoria de cobertura, rocas y cuerpos de agua atravesando la ciudad, en busca del río Mocoa, donde desemboca.