Publicidad
Nacional 23 Feb 2013 - 9:00 pm

Tras la renuncia de Consuelo Caldas

El puntillazo que aceleró el relevo

La historia del laudo arbitral, tras la venta de una empresa filial del grupo Legis, al que pertenece la exdirectora de la CCB.

Por: Alexánder Marín Correa
  • 58Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/el-puntillazo-acelero-el-relevo-articulo-406490
    http://tinyurl.com/aac5w6g
  • 0
Foto: El Espectador
La abogada Consuelo Caldas Cano llegó a la Cámara de Comercio de Bogotá en 2010.

El 19 de marzo de 2010, después de un año de negociaciones y cálculos económicos, se cerró un negocio determinante en el sector de los impresos comerciales en Colombia. La sociedad Cadena S.A. de Antioquia, líder en el mercado de impresión de títulos valores y documentos de seguridad, adquirió la empresa Logoformas S.A., filial del reconocido grupo Legis S.A. Ese negocio terminó en litigio y constituyó el puntillazo que precipitó la reciente renuncia de Consuelo Caldas Cano a la dirección ejecutiva de la Cámara de Comercio de Bogotá.

A pesar de que se han mencionado otras razones que supuestamente apuraron el pasado 12 de febrero la salida de la prestigiosa abogada Consuelo Caldas de la Cámara de Comercio de Bogotá, en círculos cercanos a la entidad se asegura que la controversia detrás del negocio Cadena-grupo Legis fue determinante. Aunque el litigio no afectó la gestión de la abogada Caldas Cano, sí contribuyó a aumentar su distancia con algunos miembros de la junta directiva. En el trasfondo de la discusión, las fisuras afectaron su relación con el Gobierno.

El Espectador conoció los detalles de la controversia Cadena-grupo Legis, cuyo origen se remite a marzo de 2009, cuando salió a la venta la empresa Logoformas S.A., dedicada a la impresión de formas, valores y tarjetas plásticas. Para ese momento, la mayoría accionaria estaba en poder de Tito Livio Caldas, sus empresas y sus hijos, entre ellos Consuelo Caldas Cano. De inmediato, la empresa Cadena S.A., propiedad del empresario Juan Manuel del Corral Suescún, valoró el negocio a través de una banca de inversión y decidió ofertar por el 100% de las acciones.

La negociación arrancó con un precio estimado de $11.000 millones, pero después de un año de ajustes y estudios financieros, el precio de la compañía se pactó finalmente en $6.870 millones. Sin embargo, durante el tiempo que transcurrió entre la oferta y el cierre del negocio se dieron varias diferencias, porque el comprador insistió más de una vez en que no se había aportado toda la información contable y, según Cadena S.A., tuvo que conformarse con certificaciones de revisoría fiscal. Dos meses después de cerrado el negocio, se planteó el litigio.

En un documento titulado “Aspectos revelantes Logoformas”, la firma Cadena S.A. formalizó su reclamo por lo que denominó “graves inconsistencias e irregularidades en los estados financieros de la entidad adquirida”. En concreto, Cadena S.A. manifestó que se registraron los ingresos de la compañía como ventas, alterando las bases sobre las cuales se produjo la negociación, dejando ver fallas contables que afectaron el valor real de Logoformas. La primera respuesta de los vendedores fue la promesa de una revisión a sus prácticas comerciales de facturación.

Días después quedó en claro que la contabilidad de la sociedad negociada no reflejaba la verdadera situación de la compañía en los ejercicios contables de 2007 a 2010. El 20 de septiembre de 2010, con fundamento en una de las cláusulas del negocio, la empresa Cadena S.A. solicitó la instauración de un tribunal de arbitramento para resolver la controversia. La firma antioqueña les otorgó poder a las abogadas María Luisa Mesa Zuleta y Saturia Esguerra Portocarrero, hermanas de dos de los hombres de confianza del presidente Juan Manuel Santos.

La primera, hermana de Juan Mesa Zuleta, secretario general de la Presidencia, y la segunda, del exministro de Justicia Juan Carlos Esguerra. A su vez, la sociedades y personas en la orilla del grupo vendedor contrataron al abogado Jorge Pinzón Sánchez, exsuperintendente de Sociedades. A instancias del Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá, escenario acordado para dirimir la controversia, las partes escogieron como jueces del pleito a los abogados Luis Helo Kattah, Fernando Pabón Santander y Gilberto Peña Castrillón.

En fuentes cercanas al proceso de arbitraje, El Espectador logró establecer que desde la conformación del Tribunal se creó un ambiente complejo para afrontar el estudio del caso. De un lado, porque las abogadas de la firma Cadena S.A.. por obvias razones, eran cercanas al gobierno Santos, y del otro, porque la contraparte, es decir, el grupo vendedor, representaba los intereses económicos de la familia de la directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de Bogotá. De hecho, la propia Consuelo Caldas Cano, a nombre propio, hizo parte del grupo que vendió Logoformas.

El 4 de mayo de 2011 se llevó a cabo la primera audiencia. A partir de entonces, además de las pruebas documentales de rigor, los árbitros escucharon testigos, recibieron dictámenes periciales y experticios financieros, promovieron audiencias de conciliación y finalmente, el 5 de septiembre de 2012, decidieron. En síntesis, el Tribunal concluyó que las 15 personas que integraron el grupo vendedor incumplieron el contrato de compraventa y, como consecuencia, la empresa Cadena S.A. terminó pagando un precio superior al que realmente valía Logoformas S.A.

En concreto, los tres árbitros determinaron que el grupo vendedor tiene que pagarle a Cadena S.A. la suma de $1.404 millones, a título de daño emergente. Además, tiene que cancelar $566 millones por lucro cesante, correspondiente a los intereses causados hasta la fecha del laudo arbitral. Los dos valores dan una cifra definitiva de $1.970 millones, sumados a las costas del proceso, calculadas en $288 millones. En otras palabras, el Tribunal de Arbitramento reconoció que hubo serias inconsistencias contables en detrimento de la empresa compradora.

Entre las explicaciones de su decisión, el Tribunal de Arbitramento recalcó que el objeto fundamental de los estados financieros de una sociedad es brindar información confiable a terceros acerca de la situación económica y financiera de dicha persona jurídica; y que en el caso de Logoformas S.A., los documentos entre 2007 y 2010 “no fueron preparados ni elaborados conforme a los principios de contabilidad generalmente aceptados”. En consecuencia, no reflejaron con fidelidad la situación real de la empresa ni ofrecieron información veraz de sus condiciones.

“La parte vendedora incurrió en falta grave, toda vez que no tuvo la iniciativa de informar sobre la práctica irregular al comprador desde un comienzo”, agregó el Tribunal de Arbitramento, al rechazar la argumentación de los vendedores. Y agregó que es censurable que el grupo vendedor no hubiera revelado a la firma Cadena S.A. lo que venía ocurriendo en su contabilidad, sino que por el contrario, persistió y soslayó una práctica que era conocida por el gerente de Logoformas S.A., por su revisoría fiscal y por empleados de alto nivel y de confianza de la organización.

En otro aparte de la decisión, el Tribunal recordó que el suministro de una información de calidad es un deber y una obligación de los vendedores, ante lo cual se configuró una conducta de especial gravedad. Literalmente los árbitros reconocieron que este comportamiento se consumó porque fue más allá de una omisión y estuvo “encaminado a distorsionar determinados factores económicos o financieros que influyen en la valoración de una empresa”. De manera inevitable, puntualizó el Tribunal, se trató de una “conducta dolosa”.

El abogado y exsuperintendente de Sociedades Jorge Pinzón, quien representó al grupo Legis S.A. durante el laudo arbitral, señaló que, a pesar de que sus clientes pudieron acudir a una tutela o a una solicitud de nulidad, no presentaron ningún recurso contra la decisión y, por consiguiente, cree que ya se saldó lo ordenado por los árbitros. “Me parece que todo este proceso fue muy transparente y claro. Hubo excelentes árbitros y el que una de las involucradas fuera la directora de la Cámara de Comercio de Bogotá no tuvo ninguna incidencia”, indicó.

La decisión de los árbitros Hello Kattah, Pabón Santander y Peña Castrillón ya reposa en los archivos del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá. En otras palabras, es un caso cerrado. Pero en el fuero personal de la abogada Consuelo Caldas, fue claramente una situación más que hizo insostenible su permanencia en la dirección ejecutiva de la Cámara de Comercio de Bogotá. Ya existían antecedentes que demostraban cómo el Gobierno quería darle un giro al manejo de este organismo y cómo la dirección ejecutiva era objetivo del cambio.

Para personas que conocieron de cerca el laudo en que estuvo vinculada Consuelo Caldas Cano, exdirectora de la Cámara de Comercio, este fue un hecho delicado, así hubiera pasado desapercibido. “La razón es sencilla: ella era la cabeza de una entidad encargada de manejar el registro público mercantil y de dar fe de la veracidad de todos los datos de las empresas que allí reposan. Por eso, el que ella termine en un proceso en que a los involucrados les atribuyen dolo por alterar balances financieros de una de sus empresas, fue algo cuestionable”, dijo la fuente.

Aunque la trayectoria profesional de Consuelo Caldas ha sido destacada, y de ello dan fe sus gestiones como directora de Impuestos Nacionales de la DIAN o alta funcionaria de la Superintendencia Bancaria, entre otros cargos, como lo resaltó la revista Semana en su última edición, ya venía perdiendo el apoyo mayoritario de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio, y también en el gobierno se había llegado a la conclusión de que se requería un relevo. El conflicto Cadena-grupo Legis obró como la razón final para formalizar una renuncia que ya se veía venir.

jamarin@elespectador.com

Twitter: @alexmarin55

  • 16
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Tráiler de la película "Libertador"
  • Hija de Bob Geldof, Peaches, murió por sobredosis de heroína

Lo más compartido

16
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

LUZARODRIGUEZB

Mie, 02/27/2013 - 19:35
No sean Ingenuos creyendo todo lo que dicen, da risa como se acomoda la informacion a conveniencia de alguien por algun interes especial.
Opinión por:

canarisa

Dom, 02/24/2013 - 16:10
Lo que el fallo significa en plata blanca es que se acusa a la familia Caldas de corrupción financiera y contable.
Opinión por:

juankarrido

Dom, 02/24/2013 - 15:22
Alguien comentaba hace algunos días en un periódico local, refiriéndose a los magistrados de las altas cortes, que adolecían de una ética "blanda". Ese es el problema con muchos, demasiados de nuestros funcionarios públicos y dirigentes del sector privado, para quienes la ética es solamente una palabra. Esta señora faltó a la ética en el manejo de la empresa de su propiedad, lo que permite colegir que es posible que también haya faltado a la ética cuando fue directora de Impuestos Nacionales de la DIAN, una entidad con un alto índice de corrupción, y cuando estuvo en la Superbancaria, que adolece de graves fallas de vigilancia al sector financiero, como lo demostró el caso de Interbolsa.
Opinión por:

sinremilgos

Dom, 02/24/2013 - 12:38
Otra abogada sinvergüenza, com Nieto quieren seguir pegados del poder y ese cuentico de tener buena trayectoria no significa nada con actuar correctamente. Con esa carita de avivata para que mas... Sinvergüenzas.
Opinión por:

Solidariouno

Dom, 02/24/2013 - 12:14
Y cuando se pronunciarán las Empresas Sin änimo de Lucro contra la CCB, que ahora les exige Renovación anual, pagando grandes montos por éste trámite???
Opinión por:

Solidariouno

Dom, 02/24/2013 - 12:09
Y esta "JOYITA" que permite manejos turbios en la contabilidad de una de las empresas de su "prestante" familia, ocupó altos cargos en la DIAN y en la SUPERSOCIEDADES, y ahí calladita, y los medios ocultando todo..., pobre país, por eso estamos como estamos. Creo que amerita una denuncia penal, tanto ella como las directivas de la empresa. Acordemonos que este es un grupo empresarial, por lo tanto se requiere que se realice una supervisión a todas esas empresas para seguir encontrando "detallitos"
Opinión por:

tamariz

Dom, 02/24/2013 - 10:11
Bueno, sí, todo parece que ocurrió como cuentan; pero igual que en todos los casos en que se maquillan estados financieros y se engaña a los destinatarios de los mismos ¿en donde están los revisores fiscales que los avalaron?. ¿porque nunca nos cuentan que medidas disciplinarias aplicaron o van a aplicar a los que con sus firmas y matrículas profesionales permitieron el estado de cosas?
Opinión por:

chococruz

Dom, 02/24/2013 - 08:32
Típico ejemplo de la calidad de dirigentes..!. Si no son ignorantes son corruptos pero como nada les pasa...!
Opinión por:

mrmulligan

Dom, 02/24/2013 - 07:28
desafortunadamente para don Tito Caldas, sus hijos , no todos, han sido la causa de sus pesares.
Opinión por:

alvaroisaza

Dom, 02/24/2013 - 07:27
Aparentemente para uno ser director de la Cámara de Comercio de Bogotá tiene que ser paupérrimo (fuera de las condiciones de beneplácito del Señor Presidente, de los miembros de la Junta Directiva de la Cámara y de todos los abogados cercanos al Señor Presidente que, en algún momento, intervengan en algún asunto con la Cámara de Comercio). Normalmente los paúpérrimos son gentes sin ninguna educación o, si la tienen, son gentes con graves defectos o problemas que les han impedido obtener algún peso para su supervivencia. No se imagina uno como puede funcionar la Cámara de Comercio de Bogotá así. Los miembros de la Junta Directiva normalmente representan a grupos de presión (incuído el Señor Presidente) para que la Cámara les funcione a su favor. O sea, empezó el declive de la Cámara.
Opinión por:

Dreyfus

Dom, 02/24/2013 - 06:23
Los Vargas Lleras y los Moreno Rojas eligen a Monica de Greiff con el visto bueno de Santos. La Cámara será su botín
Opinión por:

mrmulligan

Dom, 02/24/2013 - 07:30
exactamente, dio usted en el clavo..
Opinión por:

acl

Dom, 02/24/2013 - 05:38
No olvidemos, que la directora de la Cámara de Comercio de Bogotá de una manera arbitraria y sin ningún tacto expulsó a una reconocida galería de un certamen promovido por la Cámara. La señora puede ser muy estudiada, pero es poco inteligente y rigurosa en su proceder profesional.
Opinión por:

navegante420

Dom, 02/24/2013 - 13:21
Esa exposición de arte fué puesta bajo la dirección de Maria Paz, la hija de César Gaviria Trujillo.....esto tiene un nombre: POLITIZACION
Opinión por:

navegante420

Dom, 02/24/2013 - 05:08
La verdadera razón de la salida de la directora de la CCB es la estrategia de politización de esa y todas las demas camaras de comercio del país, orquestada desde el Palacio de Nariño. En el caso de Bogotá el gobierno ha movido sus fichas para permitir que el partido Cambio Radical se apodere de la Cámara de Comercio para convertirla en otra más de sus organizaciones de base con fines burocráticos y clientelistas. Politizar las cámaras de comercio les quitará su imparcialidad, credibilidad y respetabilidad, con grave detrimento de su papel como entes cívicos y gremiales independientes de los gobiernos y comprometidos con el desarrollo de sus regiones.
Opinión por:

Panzuto

Dom, 02/24/2013 - 02:11
El mérito de Consuelo Caldas para ocupar esos cargos ha sido la chequera de su papa que apoyo las campañas de Pastrana, de quien ella es muy allegada desde sus tiempos de estudiante en el Rosario, de Uribe Vélez y de Santos. Tito Livio Caldas es conocido en el mundo empresarial por sus manejos especiales, habilidades que desarrollo cuando dejo sus ideas marxistas para convertirse a la extrema derecha.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio