El robo de la espada de Simón Bolívar a manos del M-19